En Madryn se pagan tres impuestos antes de iniciar la actividad comercial

Tal como se desprende de un reciente estudio realizado por el Instituto Argentino de Análisis Fiscal (Iaraf), la presión impositiva sobre un sueldo en el país, sin tener en cuenta impuesto inmobiliario o de patentes alcanza al 45 por ciento de los ingresos.
Del mismo modo en Puerto Madryn un pequeño o mediano empresario invierte casi el 50 por ciento de sus ganancias en cargas impositivas, es así que sólo para iniciar una actividad comercial se debe empezar pagando impuestos.

"La inscripción en la AFIP, la inscripción municipal para el pago de Ingresos Brutos y la habilitación comercial, son los impuestos que se abonan al Estado para iniciar la actividad", señala el contador Ricardo Barrera, al explicar que de acuerdo al rubro que cada empresario desarrolle dependerá la aplicación de algunos impuestos específicos.

Las pequeñas y medianas empresas han contribuido sobremanera a la incorporación de fuentes de trabajo en los últimos años, sin embargo no reciben tratamiento distinto al de las grandes compañías en materia impositiva.

En la ciudad portuaria un comerciante que trabaja con su familia y tiene un empleado "paga en cargas sociales por cada 1000 pesos más de 200, sobre el salario del trabajador, igual que lo hace una empresa que tiene doscientos empleados, no hay incentivos en ese sentido para la pequeña empresa", refiere Barrera.

Del mismo modo el profesional indicó que en los últimos años ha resultado creciente la apertura de pequeñas empresas, pero que "de cada diez al cabo de un año sólo quedan dos", y esto está estrechamente ligado al factor impositivo.

Una empresa pequeña tiene mayor capacidad de adaptación, pero el cambio continuo de las reglas de juego en materia de impuestos en el país, ha producido estragos en la economía de aquellos que desarrollan su actividad con mucho esfuerzo.

Las categorías

En la ciudad de Puerto Madryn se registraron en los últimos dos años un número creciente de inscripciones en Monotributo, revelaron fuentes de la delegación local de la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP).

El monotributista a diferencia de quienes están inscriptos IVA, pagan un impuesto de monto fijo que deviene de la categoría que en que está registrado, pero sólo pueden ser monotributistas aquellos que comercialicen bienes por una suma de hasta 120 mil pesos anuales y en el caso de la venta de servicios de hasta 72 mil pesos por año.

En principio el Monitributo parece atractivo, pero en términos de realidad ninguna actividad medianamente rentable en la ciudad portuaria podría desarrollarse con esa facturación, aún un profesional debe facturar cantidad superiores para sostener otros impuestos que surgen de la prestación de servicios.

Además de los pagos al Estado nacional se deben pagar impuestos municipales tales como Ingresos Brutos, inmobiliario y patente automotor en el caso de tener vehículo. Si se realiza la prestación de servicios de transporte de pasajeros, se debe pagar el canon de la licencia de conducir y la libreta sanitaria.

Por cierto, el Monotributista debe hacer el recalculo de categoría cada cuatro meses, porque el Fisco necesita asegurarse que el contribuyente abona el concepto adecuado a lo que factura.

Sobre el particular el contador Ricardo Barrera explicó que en el caso del Monotributo lo que no han variado son los valores, y eso representa un problema porque "si tomamos en cuenta que para la prestación de servicios el máximo de facturación anual es de 72 mil pesos, nadie puede estar en esa categoría", dijo

Otros impuestos

Un empresario madrynense tipo, paga impuestos nacionales, provinciales y municipales, entre ellos conviven los aportes personales y previsionales, el IVA, impuesto a las ganancias, ingresos brutos y bienes personales, según corresponda. Se abonan tasas de energía eléctrica, gas natural, además de las tasas por transporte de mercadería desde otros puntos del país, porque el 80 por ciento de los productos que se comercializan en la ciudad provienen de otros lugares.

Además luego de haber pagado los impuestos, que implican el pago de la salud, educación, seguridad públicas, debe gastar más en contratar salud, educación y seguridad privadas y sobre esos pagos ¡vuelve a pagar impuestos!.

La recaudación de impuestos es uno de los puntos clave para el Gobierno, ya que define la capacidad del país para cumplir con sus obligaciones de deuda, pero no se visualiza en el cumplimiento de las obligaciones en materia de salud y seguridad.

El contador Ricardo Barrera, advierte que "el problema es que constantemente cambian las reglas de juego en materia de impuestos pero por el ejemplo los valores del Monotributo son los mismos desde hace diez años", dijo.

En cuanto a las referencias que se hacen desde el Gobierno que aseguran que se pagan impuestos bajos en relación a otros países, Barrera sostiene que "en general en todas partes, los impuestos son complejos, y eso se debe a que si quiero que un impuesto sea justo, es complejo porque si es simple es injusto".

La afirmación del contador sin dudas obedece al principio del impuesto como figura de contribución al Estado, al hecho de que el pago sea equitativo y equilibrado, sin embargo Argentina es uno de los países con mayor evasión fiscal, eso no suena justo.

La construcción paga hasta 46 por ciento más de impuestos

De acuerdo al informe de apertura de recaudación de la AFIP correspondiente al segundo trimestre del año, la construcción pagó hasta 46 por ciento más de impuestos en comparación con el mismo período de 2008. El dato podría considerarse una leve señal de recuperación del sector.

Respecto al IVA, el informe de la AFIP indica que "las actividades económicas que más crecieron en términos absolutos fueron la intermediación financiera y la construcción que contribuyeron a contrarrestar la fuerte caída que se produjo en la industria manufacturera. En conjunto sumaron 818,1 millones de pesos más de recaudación".

"La variación del sector fue liderada por la construcción de edificios y obras de ingeniería civil".

Asimismo, la construcción registra un comportamiento similar respecto al pago de Ganancias societarias. En términos relativos, el sector obtuvo una variación positiva interanual del 46 por ciento.

Comentá la nota