En la madrugada, un debate que se dio artículo por artículo

El oficialismo logró diferencia de votos aún en los puntos más cuestionados.
La posibilidad de una derrota del oficialismo en la discusión de los artículos que mayores cuestionamientos tuvieron se licuó a las 2,27 de ayer, cuando el tablero electrónico del Senado indicó que el proyecto de radiodifusión había sido aprobado en general por 44 votos a favor y 24 en contra.

Habían pasado 20 horas de discursos morosos (muchos de ellos leídos a los tropezones aunque está desaconsejado hacerlo) y unas pocas piezas oratorias que se destacaron por su fluidez, como la de los radicales Gerardo Morales y Ernesto Sanz y los oficialistas Fabián Rios y Miguel Pichetto.

No obstante, se esperaba que el análisis crítico de los artículos entregara filosos cruces y por lo menos, en dos o tres cláusulas, que la oposición pusiera en aprietos al oficialismo, con la ayuda de los senadores K que habían anticipado disidencias parciales. Pero nada de eso ocurrió y el oficialismo, con la fuerza de una mayoría que se esmeró por conseguir, atravesó sin tropiezos las casi 4 horas del debate en particular.

Artículos 1, 2 y 3: Disposiciones generales

El arranque con los tres primeros artículos mostró la tónica general que tendría la última parte del debate, que se suponía más peligroso para el oficialismo. El radicalismo con su jefe partidario como bastonero, Gerardo Morales, se preocupó por dejar sentado que tenía un dictamen que mejoraba la ley, evitaba desbordes autoritarios y prevenía por eventuales juicios contra el Estado, debido a que el dictamen del bloque K "vulnera derechos adquiridos".

Sobre los artículos 2 y 3, Morales y también la salteña del peronismo disidente Sonia Escudero advirtieron acerca de la excesiva incumbencia que se reserva el Gobierno, en especial sobre la regulación de contenidos. Inmutable Pichetto se opuso a cualquier modificación y a la hora de votar el kirchnerismo se impuso por 44 a 25, 19 votos de diferencia, cifra que fue una constante en la mayoría de las votaciones. Pero cuando el bloque de la UCR acompañó al oficialismo en algunos artículos, la cifra de votos a favor del dictamen de mayoría (por ejemplo en el artículo) la suma de votos favorables llegó a 56 a favor y a 13 en contra. El PJ disidente votó todo y siempre en contra de la ley.

Artículos 10 al 14: Autoridad de aplicación

La composición de la autoridad de aplicación -en donde el Gobierno se reserva el control- fue uno de los asuntos más cuestionando y era la primera prueba de fuego a la que se sometía el oficialismo. La senadora Escudero, Morales, María Eugenia Estenssoro, Samuel Cabanchik, el socialista Rubén Giustiniani (que votó a favor en general) y la senadora oficialista por Chubut Silvia Giusti, anticiparon el voto en contra. Pichetto siguió inmutable y la votación electrónica confirmó que el kirchnerismo no tenía motivos para ponerse nervioso, ya que consiguió en el artículos 14 (constitución de la autoridad de aplicación) 40 votos a favor y 29 en contra.

Artículo 30: No a las cooperativas eléctricas

En el senador oficialista Guillermo Jenefes, la oposición había depositado expectativas de que pudiera arrastrar algunos votos del kirchnerismo, ya que había anticipado su rechazo a varias cláusulas. El jujeño intervino planteando que en localidades chicas del interior que las cooperativas eléctricas ingresen al negocio del cable pueden fundir a pequeñas empresas de cable. También el senador Marcelo Guinle (Chubut) hizo una observación sobre el artículo 29. Sin embargo a la hora de la verdad votaron junto con su bloque que obtuvo 44 votos a 25 de toda la oposición.

Artículos 32 y 47: El reclamo de las provincias

En este capítulo el interés se centró en el artículo 32 que deja afuera a las provincias de la adjudicación de licencias. El PJ disidente, sobre todo Adolfo Rodríguez Saá cargó duro y lo tachó de inconstitucional.

La senadora Estenssoro, de la Coalición Cívica, llamó la atención sobre el artículo 47 que fija un control bianual de las licencias. Dijo que "bianual" significa dos veces al año y no una vez cada dos años como se supone quiso establecer el legislador. Pichetto, impasible le hizo señas con las manos a Julio Cobos que no aceptaba cambios. Y no los hubo: en el artículos 32, el oficialismo consiguió 40 votos contra 29 en contra.

Artículo 146: "A los salteños la erre no nos sale"

El artículo 146 que establece normas para la habilitación de los locutores permitió al salteño Juan Carlos Romero (que descalificó a la ley en varias oportunidades) gastar una humorada: "Van a obligar a nuestros jóvenes a pronunciar la "erre", pero sucede que a los salteños no nos sale", soltó divertido.

Artículo 161: Cláusula de desinversión

Se trata del tema que más críticas levantó desde que el proyecto aterrizó en Diputados. Establece un plazo de un año para que las empresas se desprendan de las licencias que la ley considera incompatibles.

Cuando el proyecto llegó al Senado la esperanza del radicalismo, el PJ disidente y el resto de los bloques opositores era lograr el concurso de senadores kirchneristas para reformar este artículo.

El jujeño Jenefes, la chubutense Giusti, el santafesino Giustiniani anticiparon el voto en contra. Y la senadora del escándalo, la correntina María Dora Sánchez (que había mudado de parecer dos días antes del debate) pidió la palabra para avisar que se iba abstener.

Fue la votación más apretada: 38 a 28 a favor del oficialismo, pero sacó 10 votos de ventaja. Pasadas las 5,30 de ayer los últimos artículos (163 al 166) se votaron en forma nominal porque se descompuso el tablero electrónico, debido a que algunos senadores se levantaron antes de tiempo. Por primera vez, Pichetto sonrió. Tenía la ley.

Comentá la nota