Madrid, "zona de guerra" por masivas obras públicas

La circulación está interrumpida en por lo menos 52 lugares clave
MADRID.- Que no se asuste el turista recién llegado a Madrid: la ciudad no está en guerra ni ha sido víctima de un terremoto, más allá de que la inquietante abundancia de pozos, escombros y quejas de centenares de molestos peatones y automovilistas podrían confundirse con las frescas huellas de un cataclismo.

Las razones de tanta tierra y paciencia removidas tienen un origen mucho menos trágico y algo más pensado. Desde el inicio del verano, el intenso plan de obras públicas promovido por las autoridades nacionales y municipales, una medida clave para reducir el preocupante índice de desocupación, del 18,1 por ciento, terminó por cambiar la prolija fisonomía de la ciudad para empezar a mostrar sus efectos no deseados ni debidamente previstos.

La simultaneidad de los trabajos iniciados ha llevado a cortar o reducir la circulación de vehículos y peatones en 57 puntos clave de la capital española, entre ellos lugares emblemáticos para el turismo, como la Puerta de Alcalá, la Gran Vía, la Puerta del Sol y la distinguida calle Serrano, donde se extraña la elegancia de los pisos de sus joyerías y casas de alta costura, sumergida como está bajo la arena y el polvillo importado por el viento y los zapatos de sus visitantes.

"Esta ciudad está hecha un queso gruyère, y el secreto para poder seguir trabajando es saber dónde están los orificios correctos", afirma a LA NACION Antonio Heredia Vázquez, un taxista que debe lidiar con las cotidianas protestas de sus clientes a causa de las demoras generadas, sobre todo, por las excavaciones.

"Un viaje que antes me llevaba 10 minutos ahora puede llegar a tardar media hora, aun cuando no es hora pico. Es como si hubiésemos vuelto al tiempo de las diligencias", se queja.

Tolerancia

Los comerciantes de la calle Serrano, en cambio, se muestran más tolerantes con el caos visual y auditivo producido por las maquinarias de construcción.

Aquí no hay secretos: la magnitud de los trabajos en proceso, cuyas zanjas y pozos ofrecen el panorama de una cirugía callejera mayor, es también la concreción de una remodelación integral largamente reclamada al gobierno para poder trabajar en mejores condiciones.

"Hablamos mucho con los vecinos y dueños de negocios de esta zona sobre este tema antes de comenzar las obras, ya que sabíamos que el tipo de trabajo que íbamos a hacer podría llegar a perjudicar la comodidad de ellos y de los clientes. Por eso no hemos tenido mayores quejas", dice María Antonia de la Peña, vocera del Area de Obras y Espacios Públicos de Madrid.

En ese transitado sector, la transformación prometida es verdaderamente ambiciosa: mediante una inversión con fondos públicos de 106 millones de euros, se realizarán obras nada típicas en esta ciudad, como la construcción de un estacionamiento céntrico subterráneo para 3000 automóviles, la ampliación de las veredas a 10 metros de ancho y el trazado de las muy reclamadas bicisendas.

Sin embargo, la planificación y los recaudos tomados por el ente municipal para esta serie de emprendimientos no encuentran correlato en la impensada superposición de obras empujadas por la crisis.

La súbita implantación del Plan Español para el Estímulo y la Economía del Empleo, conocido como "Plan E" y promovido como medida de urgencia por el gobierno socialista de José Luis Rodríguez Zapatero, ha multiplicado la cantidad de pequeños y grandes trabajos en toda la ciudad, que además se sumaron a los previamente iniciados por el área municipal.

Conscientes de esta situación, y ante las recurrentes quejas de habitantes y turistas que se ven impedidos de llegar en término a puntos clave de la capital, las autoridades lanzaron un sitio de Internet ( www.informomadrid.es ) con un mapa callejero que incluye los puntos donde se realizan las obras e información sobre los trastornos producidos en el tránsito.

Claro que, paradójicamente, cuando se quiere consultar la página en detalle las consecuencias pueden ser tan perturbadoras como familiares, porque la página también está? en construcción.

Comentá la nota