Madrid vivirá la gran final del tenis mundial

Rafael Nadal y Roger Federer definirán a partir de las 11 el Masters 1000 que antecede a Roland Garros. Es la primera vez que se enfrentan en España. De vencer, "Rafa" obtendrá un récord histórico
Madrid vivirá hoy una nueva edición del mayor clásico del tenis mundial, un Rafael Nadal-Roger Federer que llega una semana antes del inicio de Roland Garros, cita clave para los dos mejores jugadores del planeta.

Nadal llega con el impulso anímico y el agotamiento de las cuatro horas y dos minutos que necesitó para derrotar ayer 3-6, 7-6 (7-5) y 7-6 (11-9) al serbio Novak Djokovic. Federer tuvo en cambio un tránsito mucho más cómodo con su 6-3 y 6-4 sobre el argentino Juan Martín del Potro.

"Partidos como el de hoy (por ayer) no se ven muchas veces, estoy muy feliz de haberlo vivido", dijo Nadal tras recuperarse de tres match points ante el serbio, que perdió por décimo cuarta vez en 18 enfrentamientos con el español, al que sigue sin poder vencer en arcilla.

En enero de 2008 Nadal ganó también un partido "eterno", tres horas y 55 minutos, en las semifinales de Chennai ante su compatriota y amigo Carlos Moyá. El esfuerzo fue tal que, un día después, cayó fulminado 6-0 y 6-1 en la final ante el ruso Mijail Youzhny.

Nadal dijo ser consciente del esfuerzo que hizo ayer, aunque marcó diferencias con aquella derrota ante el ruso.

"Primero, que ahora llevamos más meses de competición. Aquel partido fue en el primer torneo del año, y el cuerpo no está aún en su mejor nivel. ¿Si mañana (por hoy) podría pasar algo así? No soy adivino, pero espero que no".

El número uno del mundo destacó que a Federer lo favorece "la altura" de Madrid y "que la pista esté seca". Será la primera vez que ambos se enfrenten en suelo español.

Nadal, que cumplirá 23 años el 3 de junio, se recuperó de un juego llamativamente errático y lento en la primera parte del encuentro para terminar ganando un partido con las emociones a flor de piel. Hoy tendrá la oportunidad de lograr algo inédito desde la creación del ATP Tour en 1990: la conquista de los tres grandes torneos sobre arcilla en la puesta a punto para Roland Garros.

"Después de cuatro horas... Yo he salvado tres match points, ¿no? Jugué muy valiente, pero en esos momentos también se necesita suerte. El partido estaba muy negro al principio, pero he terminado haciendo un partidazo, la única manera de ganarle al Djokovic de hoy. Novak ha estado a unos centímetros de ganar", recordó Nadal, que acusó dolores en la rodilla derecha. "Tuve algunos problemas en el inicio, me era difícil exigirla al cien por ciento, la tenía un poco bloqueda. La cinta y la crema caliente me ayudaron", agregó "Rafa".

El partido, que entró en la historia del tenis como el más extenso jugado a tres sets en torneos Masters Series, dejó desolado y al borde de las lágrimas a Djokovic.

Federer tiene una gran oportunidad en sus manos: dos años atrás, ante un Nadal agotado por su seguidilla de torneos conquistados, el suizo venció al español en la final de Hamburgo, su única victoria sobre arcilla ante el cuatro veces campeón de Roland Garros. La situación es en cierto modo similar, y la velocidad del juego en Madrid -mayor que la de Montecarlo, Barcelona y Roma- favorece el juego ofensivo de Federer, que perdió 13 de los 19 partidos que jugó con Nadal.

"Ya sé cómo jugarle a Rafa en arcilla", dijo tras aquel título en Hamburgo Federer, que jamás pudo conquistar Roland Garros, donde Nadal buscará dentro de una semana un inédito quinto título consecutivo.

El problema para el suizo fue que a esa frase le sucedieron ocho partidos con Nadal, de los que perdió seis. Los cuatro que jugaron en polvo de ladrillo vieron ganador al español, que en esos 24 meses fue avanzando hasta dejar al suizo sin título de Wimbledon y sin número uno del mundo. El partido de hoy en Madrid, sin dudas, no es uno más en el gran "clásico" del tenis.

Comentá la nota