Madrid loco

Sobre cemento bajo techo, la definición del Masters Series será entre el francés Simon y el escocés Murray.
Patas para arriba quedó el Masters Series de Madrid (2.270.000 euros; cemento) después de un sábado de asombro. Cuando todos esperaban para la final otro choque magistral entre el español Rafael Nadal, primer favorito, y el suizo Roger Federer, segundo, el diablo metió la cola. Porque mientras el francés Gilles Simon eliminó al número 1 del mundo por 3-6, 7-5 y 7-6 (8-6), el escocés Andy Murray (4°) despidió al segundo del escalafón al derrotarlo por 3-6, 6-3 y 7-5. De todos modos Nadal tuvo motivos para no irse triste del torneo: se aseguró terminar 2008 en la cima del ranking mundial.

"Cometí algún error, tanto táctico como técnico, que no debería cometer la próxima vez", dijo Nadal tras su derrota ante el 16° del mundo que pasará a ser 10° mañana. El perdedor se lamentó de las oportunidades desperdiciadas. "No puedo perder mi saque en el 4-2 del tercer set tras todo lo que me costó quebrar", dijo.

Estuvo en lo cierto Nadal: batalló durante tres horas y 22 minutos y al final perdió. Fue una derrota peculiar la suya porque de 72 partidos de la temporada en los que había ganado el primer set terminó venciendo en 71. Sólo el italiano Andreas Seppi, en Rotterdam, había logrado lo que Simon ayer.

El final del choque fue insólito: un passing shot de revés paralelo de Nadal pareció entrar, pero Simon reclamó la entrada en acción del "Ojo de halcón" que demostró que, por milímetros, el tiro de su adversario había sido malo. Simon ya lucha por un lugar en el Masters ya que se ubicó noveno con 331 puntos. Si se consagra campeón hoy, saltará al séptimo lugar y desplazará a Juan Martín Del Potro a la novena posición.

Las cifras dan una idea del increíble partido jugado: se disputaron 249 puntos de los que Simon ganó 126, apenas tres más que su rival. Curioso resulta lo de Simon, quien este año ya había vencido a Federer cuando el suizo era número 1 del mundo.

Murray, por su parte, ganó en una hora y 59 minutos un partido muy emotivo y se tomó revancha de aquella derrota en la final de Flushing Meadows de agosto. "Creo que él jugó bien y yo pude haber evitado ese break point en el segundo set. Pero en el tercer set él tuvo claramente más oportunidades", analizó Federer. Su rival dijo: "Fue uno de mis cinco mejores resultados del año".

Simon buscará su primera consagración en un Masters Series mientras Murray irá por el cuarto título de la temporada y el séptimo de su carrera profesional. Todo se concretará en un domingo atípico para el circuito. No estarán Nadal y Federer. Hoy, en Madrid habrá renovación y cambio. Al menos por un rato.

Comentá la nota