Las Madres Unidas del Pacará realizaron un balance del año que se va

Integrantes del Comedor Madres Unidas del Pacará trazaron un balance de las actividades realizadas durante este año. Su coordinadora, consideró que fue "uno de los mejores años" para el comedor y expresó sus deseos para el año que se avecina.
Las Madres Unidas del Pacará libraron desde hace ya varios años una lucha noble contra las necesidades del barrio. Rodeadas por un panorama adverso, supieron hacerse fuertes y con mucho esfuerzo construir el comedor Madres Unidas del Pacará, que da trabajo, sustento y contención a muchas familias en situación de riesgo social.

Una de sus coordinadoras, Gladis Sosa, manifestó que el 2009 fue "uno de los mejores años que hemos tenido".

"No ha sido fácil, pero se nos han abierto puertas que nos han ayudado. El trabajo es algo grandioso con lo que hemos podido cambiar un poco la situación de muchos hogares del barrio", explicó la mujer.

Cambios en el comedor

El humilde comedor ha ido creciendo con el tiempo hasta convertirse en un lugar con comodidades que sus creadoras no hubiesen soñado tener. Es así, que hoy cuenta con una sólida construcción que alberga a muchos niños del barrio Pacará.

"Antes teníamos un galpón de chapa, pero hoy hemos logrado construir con el apoyo de la Nación a través del Ministerio de Desarrollo social, que nos ha dado un gran respaldo para seguir trabajando. Yo creo que la lucha no se termina nunca, todos los días tenemos que abrir caminos para una nueva esperanza", destaca Gladis.

El año se termina, pero el deseo para el 2010 de las sacrificadas madres es que "Dios nos siga acompañando y bendiciendo los hogares de las personas que realmente necesitan de su mirada. Que la paz, la tranquilidad y el trabajo no falten en los hogares".

Comentá la nota