Madoff estafó a inversores argentinos en 500 millones

Lo ratificó el estudio local de abogados
La colosal estafa del financista de Wall Street Bernard Madoff, que habría provocado pérdidas de hasta 50.000 millones de dólares en todo el mundo, también golpea duro a los argentinos: según especialistas jurídicos, compromete más de 500 millones de dólares desembolsados por inversores de nuestro país.

La cifra, que venía circulando últimamente en el sector financiero nacional, fue ratificada ayer a LA NACION por el estudio Borda Abogados. Esta empresa local firmó un acuerdo con el estudio español Cremades & Calvo Sotelo, de Madrid, y, por su intermedio, con el estudio estadounidense Labaton and Sucharow para asesorar en el país a los perjudicados por Madoff.

"Según información recibida de Europa, Estados Unidos y de nuestros propios clientes, la suma comprometida en la Argentina superaría los 500 millones de dólares", dijo el socio titular del estudio jurídico, Guillermo Borda. "Nuestro estudio dispuso un equipo especial de abogados full time, por la fuerte demanda de consultas recibidas en los últimos días", agregó.

Y, al igual que sucedió en Estados Unidos y en otros países, la lista de damnificados argentinos incluye a personalidades conocidas. "Hay empresarios y no empresarios. Hay gente importante. Famosos?", admitió Borda.

El abogado también se negó a precisar la cifra promedio de las inversiones de los argentinos perjudicados, pero reconoció que son montos muy importantes y recordó que el propio Madoff elegía a sus clientes en función de su poder adquisitivo.

Este financista había presidido el Nasdaq, el mercado en el que cotizan las empresas de tecnología. Su reputación ayudaba a que sus clientes no advirtieran que los altos réditos que obtenían se debían a los fondos aportados por nuevos clientes y no a ganancias reales, en una estafa conocida como esquema Ponzi.

Una larga lista de los afectados por Madoff en todo el mundo fue difundida anteanoche tras una presentación en el Tribunal Federal de Bancarrotas de Manhattan. De 162 páginas, la lista incluye a varias celebridades, entre ellas, el presentador Larry King, los actores John Malkovich y Kevin Bacon, los directores de cine Steven Spielberg y Pedro Almodóvar, además de deportistas, políticos, magnates de todo el mundo e instituciones de caridad. Ni siquiera se salvaron los familiares de Madoff.

Por ahora, la única demanda local de inversores argentinos afectados por el caso Madoff (contra el Banco Santander, que comercializaba aquí los fondos de inversión Optimal) fue presentada apenas terminó la feria judicial de verano ante el juzgado de primera instancia en lo comercial a cargo de Margarita Bragalos.

La causa fue iniciada por una asociación denominada "Consumidores Financieros", creada para evitar que trascendieran los nombres de los afectados. La demanda se fundamenta en la última reforma de la ley de defensa del consumidor, que posibilita demandar a un banco por mal asesoramiento por medio de una acción colectiva. Se trata de una figura legal común en el exterior y admitida aquí desde mayo de 2008.

En enero, el estudio español Cremades & Calvo Sotelo, que actúa en conjunto con Labaton and Sucharow, también había presentado una acción legal contra el Banco Santander en un juzgado de Florida, Estados Unidos, por mandato de Inversiones Mar Octava, una firma financiera chilena, y del inversionista argentino Marcelo Guillermo Testa.

A Testa, que fue el primer argentino perjudicado por el affaire Madoff cuyo nombre se hizo público, se añadió ayer, con la difusión de la lista de damnificados, Elvira M. Figini, una inversionista de Rosario. Se estima que en la lista podría haber otros argentinos no reconocibles a simple vista, ya que figurarían con domicilio en el exterior y no en el país.

Borda dijo que hay argentinos que confiaron su dinero a Madoff por intermedio del Banco Santander; otros que lo hicieron en forma directa, y otros que acudieron a Madoff por recomendaciones del Santander.

"Las acciones que pueden iniciarse son básicamente de carácter extrajudicial, en especial para quienes invirtieron con Madoff a través del Banco Santander, que ha ofrecido al estudio español Cremades & Calvo Sotelo una propuesta para indemnizar a los damnificados, en la que reconoció su «mala praxis»", dijo el letrado.

"Para quienes no acepten la propuesta del banco les queda abierta la vía judicial, sobre todo si se tiene en cuenta que este reconocimiento de impericia genera amplias posibilidades de éxito", sostuvo Borda.

El Santander, confiado

La entidad bancaria propuso restituir las inversiones iniciales a sus clientes afectados a través de bonos a diez años con una rentabilidad del 2%. "No estamos preocupados [por las demandas]. Hicimos lo que teníamos que hacer", dijo ayer, por su parte, el presidente del Santander, Emilio Botín, en Madrid.

Los argentinos que se relacionaron en forma directa con Madoff tienen, a su vez, la opción de sumarse a las acciones legales colectivas que se iniciarán pronto en Estados Unidos contra entidades financieras privadas y de control estatal norteamericano.

Comentá la nota