Madereros preocupados por el bajo nivel de exportación.

No sólo la sequía afecta a los sectores productivos correntinos. Ni son sólo la ganadería, la citricultura, horticultura, tabaco y arroz las producciones en situación crítica. También hay preocupación en el sector maderero, pero por el bajo nivel de exportación en el marco de la crisis financiera mundial.
“Sólo trabajamos en el mercado interno, las ventas externas no se recuperaron”, aseguró Juan Viola, propietario de un aserradero de la localidad correntina de Santa Rosa.

Los aserraderos que exportaban, “están enviando muy pocos embarques al exterior”, agregó.

Según explicó el empresario maderero, ya desde octubre del año pasado el sector atraviesa un período de disminución de las operaciones, y aseguran que los pronósticos no son buenos en el corto plazo.

La mayoría de los aserraderos, habitualmente, proveían de madera a otras firmas que la usaban como materia prima para la elaboración de productos de exportación. “Operaciones que se perdieron”, aseguró Viola.

Pero sumado a la crisis del mercado externo, desde diciembre último el mercado interno “decayó debido a la temporada de vacaciones que también repercutió en la situación del sector”, afirman los madereros.

Ante este panorama, los empresarios del sector analizan alternativas. En ese marco, “se buscan clientes alternativos dentro del país, en la industria del mueble”, dijo Viola.

No obstante, los propietarios de dicho rubro estiman que hacia finales de febrero o marzo “se recuperarán las ventas internas”.

En cuanto a las exportaciones, sin embargo, “no hay perspectivas claras”, señalan preocupados.

Santa Rosa es la localidad correntina en la que se asientan la mayor cantidad de aserraderos de la provincia. Al menos una treintena de empresas de este tipo trabajan en ese poblado distante a unos 170 kilómetros de la capital correntina.

Comentá la nota