Madereros advierten fuerte crisis

Desde Amayadap sostienen que la situación es crítica, hay empresas paralizadas y peligran las fuentes de trabajo. "En el primer semestre del año se frenaron las ventas internas, pero desde 2006 se suspendieron las exportaciones y las empresas pierden competitividad", explicaron. Reclaman al Estado Provincial una agenda de trabajo en busca de soluciones.

Tras las elecciones legislativas, empresarios foresto-industriales salen nuevamente a reclamar que se priorice una agenda de trabajo en conjunto con el gobierno provincial que permita salir de la crisis de mercado que arrastran desde hace tres años, con la caída de las exportaciones primero, y desde el año pasado con la disminución de las ventas en el mercado interno.

La foresto-industria es la principal actividad económica de la provincia, y no logró revertir la crisis de mercado internacional ni tampoco reactivar el consumo local, profundizándose en el primer semestre de este año las bajas en las ventas de productos forestales, manteniéndose la paralización de las exportaciones desde 2008 y perdiendo cada vez más competitividad.

Así lo expresaro empresarios de la Asociación de Madereros, Aserraderos y Afines del Alto Paraná (Amayadap), que por medio de un documento advierten que el próximo semestre comenzarán los cierres de aserraderos y habrá despidos, de no avanzar con el gobierno provincial en medidas que permitan reactivar la industria".

En 2008 el mercado laboral forestal perdió cerca de 1000 puestos de trabajo en Misiones, "la situación no mejoró en estos seis meses de 2009. Sólo con la caída de las exportaciones de las empresas socias de la Amayadap, la provincia está perdiendo unos 35 millones de dólares, por lo tanto, la pérdida en todo el sector suma mucho más", señaló en la entrevista con ArgentinaForestal.com el gerente de la entidad, Juan Manuel Pardal.

Tres años de crisis

La comisión directiva de la Amayadap emitió un documento para advertir a las autoridades provinciales sobre la grave situación económica que se enfrenta y la necesidad de avanzar en políticas que permitan recuperar la competitividad perdida en la industria forestal misionera.

"El sector empezó a perder ventas por exportaciones en enero de 2006, cuando se inició en Estados Unidos la crisis de las hipotecas y la paralización del mercado inmobiliario, con la consecuente caída del consumo de productos de la madera en la construcción de viviendas, luego le siguió Europa; primero España que vivió un boom inmobiliario y se derrumbó, luego Italia, Francia y Alemania", explicaron.

De esta manera, fue disminuyendo la demanda de productos que se exportaban, con la caída de precios internacionales, mientras que los costos internos seguían en alza (energía eléctrica, combustibles, materia prima, insumos, salarios, etc.).

"Este escenario eliminó nuestra competitividad, hoy ya no podemos exportar, salvo que sea por debajo del costo, cosa que es imposible de sostener", señalaron los empresarios.

Por otra parte, en marzo de 2008 se complicó el escenario nacional a partir del enfrentamiento del sector del campo con el gobierno, "el mercado interno se desploma y cae la inversión, la industria de la construcción se paraliza y aparece la crisis interna, seguimos peleando en la política, pero no se encontraron acuerdos que reviertan la situación", recordaron.

Sumado a este contexto nacional e internacional, la comisión directiva de la Amayadap también analizó las consecuencias que generaron en el mercado interno la crisis financiera mundial, ya que se generó una sobre producción donde grandes, medianas y pequeñas empresas forestales comenzaron a competir por las ventas a nivel local.

"El agravante en Misiones es la competencia de una gran empresa multinacional, que tampoco quedó ajena a la situación internacional, e intenta paliar su problema incursionando en el mercado interno, desplazando a las Pymes", expresaron en el documento.

De esta manera, las empresas forestales manifiestan su preocupadas por la crisis económica que sacude al mundo e impactó fuertemente al sector de la madera.

Las cosechas se paralizaron ante un futuro incierto y las señales que llegan desde el exterior no son alentadoras. "No hay pedidos, ni señales de precios que nos muestren un futuro cercano mejor del que visualizamos", aseguró Pardal.

Por diálogo y soluciones

Los empresarios madereros de la zona norte expusieron que "urge" avanzar en una agenda de trabajo en conjunto con el Estado Provincial para enfrentar la crisis sectorial.

"Pedimos diálogo, que nos escuchan para buscar soluciones en serio en forma conjunta, que permitan reviertan esta situación o que por lo menos, nos permitan seguir hasta que cambie la crisis nacional e internacional".

Finalmente, los madereros manifestaron que "se continua soportando los altos costos y la gran presión impositiva, tanto nacional como provincial, ya que las Pymes no cuentan con las facilidades financieras y promociones industriales que acceden las multinacionales. Pero si debemos mantener la responsabilidad de ser industrias Pymes, con mano de obra intensiva, tratando que nuestros obreros puedan trabajar y llevar el sustento a sus hogares, pero llega un momento que no se puede soportar más y las empresas se paralizan, caen las jornadas de producción porque no hay ventas, aparecen suspensiones y despidos y no hay ayuda que hasta el momento motorice en algo la actividad", advirtieron.

"Por todo esto, solicitamos al Gobierno Provincial que mire al sector, que es el más importante de la Provincia, el que más contribuye al Producto Bruto Provincial, el sector es el sostén de su pueblo, no esperemos que sea tarde, ya hay muchos ejemplos de industrias cerradas o paralizadas, con gran cantidad de desocupados o sub- ocupados", concluyeron.

Comentá la nota