Madereras de Tandil garantizan estabilidad laboral sólo hasta junio

Lo advirtió el secretario general del gremio, Daniel López. "Hay trabajo para un mes más", dijo preocupado ante el cese de la demanda. "San Ramón", que había parado, se reactivó por 30 días. Este horizonte negativo hace prever el reclamo de nuevos subsidios.
La producción maderera en nuestra ciudad, que ya había mostrado heridas derivadas de la crisis financiera internacional, avizora un futuro inmediato poco alentador, al tiempo que las firmas comunicaron que la caída de la demanda sólo les permite garantizar estabilidad laboral hasta junio.

Así lo transmitió a LA VOZ Daniel López, secretario general del sindicato que nuclea a los operarios del sector en Tandil.

A la paralización de un aserradero, y la consecuente suspensión de una quincena de trabajadores, le siguen estos nubarrones en el horizonte económico del sector, que prometen ampliar la preocupación a varias firmas más.

Como lo sufren otros gremios, principalmente el metalmecánico, los madereros sienten el golpe de la debacle sobre todo por la caída en los índices de la construcción, observó López.

Hoy el 70 por ciento de las empresas está produciendo "en forma normal", mientras que el 30 por ciento restante redujo su capacidad a "la media jornada", destacó el gremialista.

Recientemente, López mantuvo reuniones con dos empresas madereras del distrito, y "me expresaron sus problemas relacionados a la continuidad. En concreto, prevén contar con trabajo hasta junio", anticipó.

Entre sendas pymes ocupan a 25 obreros, y salvo que aparezcan demandas -no programadas- en los próximos días, "se cortaría la cadena de producción", recalcó el entrevistado.

Claro que siendo los aserraderos rubros satélite de la construcción, "al concluirse los contratos tienen orden de no seguir con las obras, y esto termina afectando a los compañeros", argumentó el sindicalista.

"INCERTIDUMBRE TOTAL"

Por eso López calificó el panorama como una "incertidumbre total", mientras que el sindicato ya abre el paraguas en tanto el posible surgimiento de nuevas suspensiones repercutirá de inmediato en la tramitación de nuevos subsidios previstos por el Gobierno Nacional para empresas en crisis. "Se deberán replantear los pedidos de Repro", pronosticó el gremialista.

Desde el Sindicato de la Madera , que cuenta en Tandil con 323 afiliados, no pierden de vista que muchos inversores puedan estar dubitativos ante las elecciones legislativas que se desarrollarán dentro de 2 meses. Los comicios -según López- "hacen que muchos estén especulando, en definitiva, porque se desconoce que pasará con la economía después del 28 de junio".

Hace poco, el delegado del Ministerio de Trabajo, César Sosa, presentó una proyección estadística local en torno a la crisis, donde se echó luz sobre la "inestabilidad" que afecta al aparato productivo del partido. "Hoy es todo inestable", marcó López, que estuvo presente en la exposición.

Incluso dejo entrever que en el Gobierno Provincial tienen en carpeta la inclusión de la política fiscal de las empresas afectadas por la crisis, en tanto no descartaban implementar una baja impositiva a las firmas que acrediten la situación de crisis.

"El invierno será muy duro, las facturas de los servicios vendrán con aumentos, y hay que afrontar una canasta familiar cada vez más costosa, todo afecta directamente al trabajador", finalizó el referente sindical.

San Ramón

López aclaró luego la situación de la firma "San Ramón", que había cerrado sus puertas y suspendió a todo el personal. Tras este panorama agudo, afortunadamente aparecieron "dos pedidos importantes de Buenos Aires", lo que permitió reabrir la actividad.

No obstante, su propietario, Matías Goñi, como varios de sus pares, también anunció que la demanda laboral -hasta ahora- puede confirmarse por espacio de 30 días más. "Después no se sabe", puso en blanco sobre negro López. Como se indicó, son 16 los operarios que penden de esta pyme.

Comentá la nota