Madariaga tiene que entrar en el camino del diálogo para iniciar una etapa de crecimiento

Madariaga tiene que entrar en el camino del diálogo para iniciar una etapa de crecimiento

Los precandidatos a concejales en primer y segundo término, por el espacio Sumar – Frente Renovador, Darío Dell´Arciprete y Cristian Olivera, conversaron con el Mensajero y se refirieron a los aspectos más relevantes de su propuesta.

Ya se acerca el momento de las elecciones, y los candidatos van perfilando las propuestas. En este caso hablamos con Darío Dell´Arciprete y Cristian Olivera, que ocupan los dos primeros lugares en la lista que lleva como referente a Guillermina Eyras, por la agrupación Sumar dentro del Frente Renovador.

EM.- ¿Qué expectativas tienen para estas elecciones que están tan cerca?

DDA.- Las mejores, nosotros apostamos al crecimiento de Madariaga, pero para ello es necesario entrar en una etapa de diálogo que devuelva al vecino la confianza en sus representados. El primer paso que daremos corresponderá a un ordenamiento en el municipio que será en beneficio de los empleados municipales y de los vecinos, desde allí iremos modificando lo que sea necesario para que esa organización se extienda al resto de la ciudad. El empleado municipal tiene que trabajar a gusto, para eso es necesario que los ascensos se vean remunerados y no se realicen a dedo sino en función del mérito, que las horas extras no se repartan de manera arbitraria, y que los sueldos sean acordes con el trabajo, hoy día se pagan los salarios más bajos de la provincia.

CO.- Hemos planificado un camino con una serie de ordenanzas a modificar que son importantes para llevar adelante nuestro modelo de desarrollo, como la Carrera Administrativa, legislaciones ambientales, de zonificación, o sobre el arbolado público; también planificamos la creación de programas culturales, educativos o de modernización del estado, entre otros, y áreas que serán muy importantes, como el área de familia que tratará de manera integral las problemáticas intrafamiliares.

EM.- ¿Qué otras propuestas figuran en su plataforma?

DDA.- Un eje muy importante es la educación, por ella apostamos porque es la que les da libertad a las personas. Gestionar la universidad en Madariaga va a ser una prioridad, porque queremos que nuestros chicos no se vayan a otra ciudad. Eso se hará en combinación con los municipios vecinos para generar circuitos educativos que nos beneficien mutuamente. También es importante la educación no formal que se desprende de instituciones como la Escuela Municipal de Bellas Artes, a la que hay que incorporar talleres y descentralizarlos en conjunto con las sociedades de fomento, por ejemplo. La educación también tiene que ver con el mundo del empleo, y es la mejor oportunidad para que la persona salga definitivamente de su situación de desventaja.

CO.- Otro eje que nos parece importante tiene que ver con la creación de un plan urbano que mire la ciudad de manera integral. Se trata de legislar y trabajar sobre lo que es de todos, que puede sintetizarse en los espacios públicos y la obra pública. Para ello es necesario iniciar con acuerdos ciudadanos, donde el vecino tiene que poder opinar sobre las prioridades de su barrio, para que luego el gobierno trabaje con los equipos técnicos con ese conocimiento. No menor es la obra pública, especialmente la que está bajo tierra, que nunca se tiene en cuenta porque no se ve y electoralmente parece no servir, pero una lluvia basta para dejar en evidencia la falta de mantenimiento de los desagües. Y con pocos milímetros de lluvia tenemos que evacuar familias y ahí nos damos cuenta de que ni siquiera hay previsión en materia de Defensa Civil. Y ni que hablar de la falta de obras con relación a los residuos cloacales, o las extensiones de agua corriente

EM.- ¿Qué es lo que más les piden cuando recorren los barrios?

DDA.- Lo que más nos piden es diálogo y que Madariaga vuelva a ser una ciudad cordial, donde se podía tener un pensamiento político y manifestarlo sin que haya represalias o un maltrato hacia el que piensa distinto. No puede ser que tengamos que cuidarnos de con quién hablamos, o que los empleados municipales, por ejemplo, sientan peligrar su trabajo por poner una posición política o tan solo por hablar con alguien de la oposición. Recuperar nuestra manera de entendernos para ser una ciudad, desde el trato como antes, pero más moderna y participativa, es lo más importante.

CO.- La inseguridad es una preocupación que también vemos en la mayoría de los vecinos con los que conversamos. No hay nada peor que tener miedo porque nos impide disfrutar de lo que tenemos. Allí hay una materia pendiente sobre la que se puede hacer mucho, en principio, y otra vez, con orden. Es necesario que cada uno de los integrantes del área tenga clara su responsabilidad y que actúen sincronizadamente, que se escuche a los vecinos y vuelva el vigilador, por ejemplo, que era tan aceptado. El Foro tiene que tener la posibilidad de proponer políticas y para ello tiene que contar con recursos. Nosotros desde la Secretaría de Seguridad vamos a elaborar un informe mensual con todo lo necesario, desde el funcionamiento de las cámaras hasta los mapas de delitos, para que realmente les sirva de material para elaborar propuestas. Ese mismo informe será enviado al Concejo Deliberante, lo que hará a la gestión transparente y dinámica, con más posibilidades de resolver los problemas. Y se informará al vecino permanentemente sobre el estado de las causas.

EM.- ¿Algo más para agregar?

DDA.- Que se tomen un tiempo y lean nuestra plataforma. La pueden encontrar en la fanpage de Guillermina Eyras (Facebook.com/GuilleEyras) o en la página de Sumar ( sumarmadariaga.com), en ella van a encontrar toda nuestra proyección para el Madariaga que viene.

CO.- Y que voten con esperanza y en positivo, que se pueden cambiar las cosas y que Madariaga va a ser la ciudad que merecemos. El próximo 9 de agosto, la lista 138 “B”, que encabeza Guillermina Eyras, es la mejor opción.

Coment� la nota