Macristas y opositores pelean los cargos en la Legislatura

Con el fantasma del poder que perdió el kirchnerismo la semana pasada en la Cámara de Diputados de la Nación, el PRO negociaba anoche con la oposición, en la Legislatura de la Ciudad, como será el reparto de cargos para los dos últimos años de gobierno de Mauricio Macri.
La situación del macrismo en la Legislatura local es la misma que la del kirchnerismo en Diputados: aunque es la fuerza más numerosa, tiene menos bancas (26) que el conjunto de la oposición (34).

Si bien son los mismos números que los últimos dos años, cualitativamente la situación es distinta: el macrismo enfrentará una oposición más dura, por la emergencia como segunda fuerza de Proyecto Sur. El espacio liderado por Pino Solanas, con 9 bancas, intentará torcer la agenda legislativa, sumando a la Coalicion Cívica, el ibarrismo y el kirchnerismo.

Hoy jurarán en sus cargos los 30 diputados elegidos el 28 de junio y se elegirán las autoridades del cuerpo y de las comisiones. Como vicepresidente primero quedará el macrista Oscar Moscariello, quien también ocupará el primer lugar en la línea sucesoria del Ejecutivo, porque Gabriela Michetti dejó vacante la vicejefatura de Gobierno.

Las vicepresidencias segunda y tercera serán para la oposición, a través de Julio Raffo, de Proyecto Sur, y Sergio Abrevaya, de la Coalición Cívica. Así, se reproducirá la lógica de la Cámara de Diputados, donde la oposición se quedó con las dos vicepresidencias.

El macrismo intentó resistir, pero sin éxito. "La situación no es la misma que en la Nación. Macri viaja mucho, Moscariello deberá reemplazarlo en el Ejecutivo y entonces la oposición quedará a cargo de la Legislatura muy seguido", lamentó un diputado del PRO. Hasta ahora el vicepresidente segundo fue el peronista Juan Manuel Olmos, que al PRO le daba más tranquilidad que Raffo.

La otra discusión es por el manejo de las principales comisiones: Presupuesto, Obras Públicas, Educación, Asuntos Constitucionales, Planeamiento Urbano, Salud, Seguridad, Justicia y la Junta de Etica. El PRO manejó durante estos dos años la mayoría. "Esa lógica se acabó. A partir de ahora el oficialismo ya no podrá bloquear los pedidos de informes, las convocatorias a ministros y los dictámenes en las comisiones", dijo Martín Hourest, de Proyecto Sur.

Comentá la nota