El macrismo intenta negar el escándalo por espionaje

El macrismo intenta negar el escándalo por espionaje
El secretario de Gobierno porteño, Marcos Peña, admitió que se equivocaron en nombrar al Fino Palacios al frente de la fuerza porteña.
Pese a las evidencias y las denuncias, el macrismo sigue con lo sintentos de despegarse del escándalo de escuchas telefónicas en el que está envuelta la Policía Metropolitana. En ese sentido, el secretario general del Gobierno porteño, Marcos Peña, aseguró este sábado que "es prematuro" decir que Jorge "Fino" Palacios y Osvaldo Chamorro "estaban implicados en espionaje", pese a que fueron desplazados de la jefatura de la todavía no estrenada fuerza porteña y destacó que el primero "es una persona muy avalada y muy recomendada".

Peña también defendió a Chamorro, recientemente echado de la cúpula de la policía porteña, al afirmar que "no hay ni un indicio de que estaba espiando" por medio del sistema Nosis de seguimientos de evolución patrimonial y crediticia a funcionarios del PRO y a legisladores porteños de la oposición.

"Si hay algo que sea sospechosos solamente, lo vamos a apartar de la institución, pero de ahí a decir que ellos estaban implicados en espionaje y demás, nos parece prematuro", enfatizó Peña en declaraciones a radio Mitre.

El escándalo de las escuchas derivó en una causa judicial que tramita el juez Norberto Oyarbide, en la que está detenido el ex jefe de la Policía Metropolitana Palacios, acusado de aprovechar "contactos con altos cargos ejecutivos en la Policía y la política".

Chamorro, en tanto, fue despedido por tener en su computadora informes patrimoniales del jefe de Gabinete porteño, Horacio Rodríguez Larreta, y de diputados de la oposición, por medio del sistema Nosis.

"Nosotros lo que sí decimos, es que a esta altura parece un error claro", señaló Peña, en alusión a la designación de Palacios como jefe de la policía porteña.

Además, el funcionario macrista acotó: "Subestimamos el nivel de conflictividad que traía una persona con tanta trayectoria como Palacios. No le faltaban recomendaciones y avales, porque es una persona muy avalada y muy recomendada. Si nosotros le erramos en confiar en él, se sabrá cuando termine el proceso judicial".

Respecto a las llamadas de Ciro James y su relación con Palacios, Peña subrayó: "Eso quedará comprobado al final del proceso judicial".

Peña también se refirió a Ciro James, detenido y acusado de realizar escuchas telefónicas ilegales a Sergio Burstein, familiar de víctimas de la AMIA, y al empresario Carlos Ávila, e incluso a Néstor Daniel Leonardo, cuñado de Mauricio Macri.

"Era (James) un agente de la Policía Federal infiltrado y encubierto, que hacía sus actividades y escuchas. Trabajaba asesorando como abogado en el Ministerio de Educación" porteño, señaló el funcionario.

Comentá la nota