Macri trata de agrandar la familia

LOS MACRISTAS SE ACERCAN A FELIPE SOLA EN BUSCA DE UN ACUERDO ELECTORAL.

Juan José Alvarez lo verá este jueves. El ex gobernador fue elogiado ayer durante un acto del PRO bonaerense. “Es un buen candidato”, enfatizó Jorge Macri, referente del macrismo provincial, acompañado por su primo jefe de Gobierno porteño.

Distendido, en mangas de camisa, el jefe de Gobierno porteño, Mauricio Macri, cerró un encuentro de PRO bonaerense en el que hubo desde críticas a la Coalición Cívica –a la que cuestionaron por no tener gestión y por excluir al PRO del acuerdo opositor– hasta elogios hacia Felipe Solá. Los macristas lo ven como un posible aliado. De hecho, el ex gobernador compartirá este jueves un encuentro con el principal operador peronista del macrismo bonaerense: Juan José Alvarez. “Comienza un nuevo año en el que vamos a ir por más”, brindó el líder de PRO junto a su primo y referente provincial, Jorge Macri. “No decimos quiénes no pueden estar como aliados. Quizás Carrió y Morales necesitan hacer esto porque no pueden definir qué es lo que pueden hacer”, lanzó el Macri bonaerense.

Bajo un sol propicio, los macristas se reunieron en un club con pileta y cancha de fútbol en Vicente López a festejar el cierre del año con un almuerzo. El show que tenían previsto fue suspendido por la muerte del concejal de PRO Marcelo “Tato” Marciano, por la que todos llevaban crespones negros. Frente al club, abundaban las 4x4, de las que bajaban mujeres con blusas de leopardo o jóvenes que venían de una actividad del gobierno porteño con la remera verde de “Jugá limpio”.

Antes de degustar la entrada de fiambres, el carré de cerdo con puré de manzanas y el helado, los macristas vieron dos Power Point –un clásico del PRO– que mostraron desde el apoyo militante a las entidades rurales con remeras amarillas y todo, hasta el panel que compartieron Jorge Macri con Solá. ¿Un futuro aliado? “Estamos hablando con Solá de los temas que nos preocupan en la provincia. Conoce mucho la provincia y fue un buen gobernador de la crisis, cuando le dejaron la papa caliente”, sumó elogios el dirigente bonaerense de PRO. “Además, es un buen candidato”, regaló.

Después del límite que fijó Elisa Carrió en Macri, la CC fue la que más cosechó críticas del PRO bonaerense. “El PRO no es un partido declamativo, ni somos denunciantes profesionales”, se diferenció el ministro de Hacienda porteño, Néstor Grindetti. “Me molesta cuando dicen: ‘El límite es Macri’. ¿Por qué somos el límite? ¿Porque vinimos a desplazar a los que venían haciendo mal las cosas? Los que se van a quedar afuera son ellos, no nosotros”, sacó pecho Jorge Macri. Lo escuchaban el jefe de Gabinete porteño, Horacio Rodríguez Larreta; el secretario general, Marcos Peña; los ministros Mariano Narodowski (Educación) y Guillermo Montenegro (Seguridad); los diputados Esteban Bullrich y Christian Gribaudo; el presidente de PRO, José Torello; y Juanjo Alvarez.

Grindetti además se ocupó de ajustar cuentas internas con el michettismo. Hace una semana en una cena que compartió Gabriela Michetti con el legislador Martín Borrelli y otros dirigentes afines, se había calificado al sector de Rodríguez Larreta como parte de “la tecnocracia neoliberal”. “No sirven de nada las cenas, los bares y las tertulias para hablar de sexo de los ángeles. Nos dirán que somos tecnócratas. Lo que tenemos que contestar a los que piensan eso del equipo de Mauricio es que tenemos propuestas y pasión por hacer”, devolvió Grindetti.

También ubicó en el grupo declamativo al ex jefe de Gobierno Aníbal Ibarra. “Es la antítesis de la política de PRO: en la discusión del presupuesto me hablaba con retórica y le contesté con hechos. Y se tuvo que callar la boca”, soltó Grindetti, entre aplausos. “En los noventa nos dijeron que el mercado arreglaba todo y no alcanzó. Quedaron cosas buenas, obviamente”, dijo Jorge Macri. “Hoy nos dicen que hace falta un Estado grande. Y no es cierto: no necesitamos un Estado gordo, le tenemos que sacar bastante grasa para que sea un estado liviano que no ahogue la iniciativa. Esto es el PRO”, explicó el dirigente bonaerense.

Mauricio Macri coincidió en que “el factor común de estos 25 años de democracia es que hubo muchos discursos lindos y pocas soluciones”. “Con el ciclo democrático estamos contentos de haber recuperado libertades, pero nos da bronca que la salud y la educación pública funcionan peor”, aseguró el jefe de Gobierno y la multitud PRO rugió: “Se siente, se siente, Mauricio presidente.”

Comentá la nota