Macri tiene menos tiempo del que pensaba

Por Fernando Gonzalez

Desde que comenzó a pensar en la posibilidad de ser presidente, Mauricio Macri sabía que no iba a ser fácil hacer equilibrio entre su primera gestión porteña y la ofensiva política que le iba a dedicar Néstor Kirchner. Ayer le tocó comprobar que todas sus sospechas se quedaban cortas.

Pero la cadena de errores que viene cometiendo el jefe de gobierno de la Ciudad le han facilitado las cosas a sus adversarios. Le encomendó el armado de la policía porteña, una de las piezas claves de su proyecto político, a un hombre que había trabajado con el menemismo y al que un sector de la comunidad judía relacionaba con la falta de resolución que siempre envolvió la investigación del atentado a la AMIA. Tampoco acertó con la elección del policía Osvaldo Chamorro como sucesor de Jorge "El Fino" Palacios" y ayer tuvo que echarlo porque también estaba complicado en los casos de espionaje que vienen convirtiendo en una pesadilla las últimas semanas del macrismo.

Macri deberá trabajar mucho para recomponer los pedazos de su proyecto presidencial. Deberá demostrar que la policía de la Ciudad puede funcionar y darle a los porteños ese plus de seguridad que el resto de los argentinos no tiene. Todavía tiene tiempo pero mucho menos tiempo del que creía tener.

Comentá la nota