"Macri tiene ideas desarrollistas"

"Macri tiene ideas desarrollistas"
Es uno de los referentes peronistas del espacio del PRO en la ciudad de Buenos Aires. Asegura que el jefe de Gobierno está preparado para ser candidato presidencial y cree que no se resentirá la alianza con De Narváez y Solá.
La designación de Diego Santilli como nuevo ministro de Espacio Público se volvió, entre los macristas, el mejor ejemplo del nuevo perfil que Mauricio Macri planea darle a su administración en los próximos dos años. A pesar de encarnar el paradigma del funcionario político en contraste con el empresarial que representaba su antecesor Juan Pablo Piccardo, Santilli rechaza con un "noooo" que se lo presente como el Aníbal Fernández de Macri. Prefiere "ser su Al Gore", en alusión al ex vicepresidente de Bill Clinton, popular por la militancia ambientalista y ex premio Nobel de la Paz. El Colorado Santilli, además, augura que "Francisco (De Narváez) y Mauricio (Macri) no van a superponer sus proyectos", y hasta se anima a postularse como posible sucesor de Macri.

–¿Macri lo nombró para que le haga de Aníbal Fernández?

–Nooo, nooo. Continuaré el muy buen trabajo que se hizo en espacio público, que fue la impronta de la campaña y la gestión.

–Pero lo eligieron por su perfil político.

–Cada uno tiene su personalidad y perfil. Yo tengo uno ejecutivo político; abordo los conflictos, me meto, trato de resolverlos, de encontrar un punto de equilibrio entre las posiciones. Ésa será mi actitud, como siempre.

–¿Cuáles serán los ejes de su gestión?

–El tema del tránsito me apasiona. En dos años, redujimos en el 56% las muertes a partir de concientizar a la gente. Me gustaría hacer lo mismo con el ambiente y los residuos. Me gustaría ser el Al Gore de Macri.

–¿Al Gore? ¿En qué sentido?

–Que se puede cambiar la cultura sobre el ambiente, que reciclemos y no tiremos papeles a la calle.

–¿Qué hará con la Unidad de Control del Espacio Público (UCEP), criticada por los desalojos violentos que protagonizó?

–La UCEP no existe más ni existirá.

–¿Desaprueba el trabajo de la UCEP?

–El problema de la gente de la calle no se resuelve sacándola. Hay personas con estados psiquiátricos complicados o adictos, y eso yo lo quiero tratar de otra manera; relacionar el Ministerio de Salud con el de Acción Social y hacer una política conjunta.

–En dos años de gestión, el gobierno de Macri no ha dejado marcas importantes. ¿Coincide?

–No. Han sido dos muy buenos años. Marcas claras se verán en el futuro. Resta muchísimo por hacer, pero el balance es positivo.

–¿Espera que la trama de espías que empezó con Jorge "Fino" Palacios y Ciro James quede atrás?

–Ahí te respondo como Mauricio: subestimamos el nivel de conflicto que tenía Palacios para la Policía Federal y los organismos de inteligencia. Fue un error que se rectificó. Lo subestimamos. No somos testarudos ni cabeza dura; si hay que corregir un error, se corrige. En lo judicial, se determinará a su tiempo.

–¿Coincide con Abel Posse, el nuevo ministro de Educación, quien hizo una especie de apología de la represión?

–A Posse lo voy a juzgar por su trabajo en Educación y no por sus palabras como intelectual, que buscan la provocación.

–Pero, ¿qué piensa de su propuesta de amnistiar a los represores de los setenta?

–No me meto en las palabras de Posse. Tengo una filosofía personal, de mucho diálogo y no viví los acontecimientos de los argentinos de su edad.

–¿El PJ apoyará la candidatura de Macri, después de decisiones como la designación de Posse o de Palacios?

–Mauricio no es del PJ y no tiene por qué serlo. Él ha construido algo muy interesante en la ciudad y muchos peronistas, como yo, lo acompañamos. Muchos radicales e independientes también.

–¿Macri está decidido a ser candidato a presidente?

–Con la Ciudad no alcanza para cambiar la realidad y la calidad de vida de los ciudadanos. Me parece que Mauricio está preparado; tienen una visión clara y desarrollista de país y es el mejor que hay. Me encantaría que Mauricio tome la decisión.

–¿Cómo está la relación del PRO con De Narváez?

–Muy bien. Armamos un gran equipo que hay que seguir fortaleciendo para que el proyecto continúe y, en 2011, el espacio del PRO, Unión, el peronismo y quien se quiera sumar llegue al gobierno nacional.

–¿Se superponen los proyectos presidenciales de Macri y De Narváez?

–No va a haber superposición de proyectos, pero éste es un espacio que no limita ambiciones de cada uno.

–¿Su ideal para 2011 es Macri presidente, De Narváez gobernador y Santilli alcalde porteño?

-(Sonríe). En la ciudad pueden estar Michetti, Rodríguez Larreta o Santilli. Va a estar el que mejor nos represente. Mi laburo, a partir de hoy, es Ambiente y Espacio Público. Falta mucho, y si no hago una buena gestión, no puedo pensar en ese futuro.

Comentá la nota