Macri tiene una "ciudad soñada"

Macri tiene una "ciudad soñada"
Apeló a un Powerpoint para explicarles a los opositores su visión de la ciudad ideal, para la que necesitaría una inversión de 60 mil millones de pesos y otros 14 mil para salud y educación. Luego les informó sobre el déficit. Críticas por Palacios.
El jefe de Gobierno, Mauricio Macri, convocó a la oposición porteña para iniciar su propia ronda de diálogo. Con la ayuda del infaltable Powerpoint, les explicó su visión de "la ciudad soñada" para 2020. Les planteó que las obras que habría que hacer le demandarían 60 mil millones de pesos. Y otros 14 mil millones para salud y educación. En el corto plazo, les informó sobre el déficit en la ciudad. Los opositores le pidieron que recortara las "obras fastuosas" y dedicara más fondos a lo social. También le reclamaron por la designación del jefe de la Policía Metropolitana, Jorge "Fino" Palacios. Macri esquivó ese tema en silencio.

El diálogo porteño fue propuesto ante la Legislatura por el jefe de Gabinete, Horacio Rodríguez Larreta, quien centró la discusión en el financiamiento para la ciudad. La convocatoria incluye a empresarios y organizaciones sociales, pero sobre todo a los legisladores actuales. No está previsto, por ejemplo, invitar a Pino Solanas, que salió segundo en las últimas elecciones porteñas.

La gestión PRO dividió la convocatoria en dos tandas de jefes de bloque. Ayer fueron convocados Diego Kravetz (Frente para la Victoria), Enrique Olivera (Coalición Cívica) y Verónica Gómez (socialismo), además del titular del bloque PRO Oscar Moscariello y varios legisladores con bloques unipersonales: Raúl Fernández, Dora Mouzo e Ivana Centanaro. También estuvieron las autoridades de la Legislatura: Diego Santilli (PRO), Juan Manuel Olmos (PJ) y Guillermo Smith (CC). "Tomé la decisión de ir hace varios días. El gobierno hizo una invitación y si el diálogo no prospera es responsabilidad del gobierno, no de la oposición, que concurrió a la cita", dijo Olivera, a diferencia de la posición de Elisa Carrió.

El encuentro, que duró una hora y media, estuvo presidido por Macri, a quien acompañaron Rodríguez Larreta, el secretario general, Marcos Peña, y el ministro de Hacienda, Néstor Grindetti. Macri inició el encuentro con un Powerpoint y una larga descripción de cómo sería la ciudad que sueña: se perdió en números de obras en escuelas, viviendas sociales, subtes y el centro cívico en los terrenos de los hospitales Borda y Moyano. El líder de PRO ya había sometido a la experiencia del extenso relato a sus propios legisladores el viernes pasado. Por lo menos, a ellos les dio empanadas. Los opositores debieron conformarse con agua y café.

Macri les pidió a los opositores que se instaurara un diálogo permanente e hizo énfasis en la aprobación de los presupuestos 2010 y 2011. Se trata de las dos principales leyes que deberá sortear con una Legislatura que, a partir de diciembre, con la llegada de un bloque de Proyecto Sur, le será más árida. Tras mencionar las cifras colosales que implicaría "la ciudad soñada", el jefe de Gobierno les explicó que su gobierno está en déficit y volvió a quejarse de no haber conseguido el bono de endeudamiento. Advirtió que esa falta la reemplazó tomando deuda con proveedores y a través de la reasignación de partidas (también llamadas superpoderes), por las que derivó 700 millones del gasto corriente para obras públicas.

Tanto Kravetz como Olivera le remarcaron que, si hay déficit, debería abandonar las megaobras. "Los proyectos del centro cívico, el Central Park y los túneles de la 9 de Julio no son prioridades. Hay que concentrarse en educación, salud y las necesidades sociales", sostuvo Olivera. "Lo primero que habría que hacer es suspender las obras fastuosas y ponerse al día con el gasto social: en particular, con la deuda que tienen en el Garrahan", se sumó Kravetz. Macri le dijo que le parecía injusto que el gobierno porteño tuviera que transferir un monto igual al del gobierno nacional para el hospital de niños, con el que tiene una deuda de 44 millones de pesos. "Es un hospital modelo y tenés la suerte de tenerlo acá. La asignación de partidas la votaron ustedes y los compromisos hay que cumplirlos siempre, no a veces", le reprochó Kravetz. Olivera también le discutió la venta de terrenos en Catalinas Norte.

Por su parte, la legisladora socialista Verónica Gómez le reclamó por la designación de Palacios. "Parte del diálogo es que Palacios no sea el jefe de la Policía Metropolitana. El diálogo no se puede acabar cuando ustedes consiguen el objetivo a corto plazo, que es el endeudamiento. Si no están dispuestos a ceder, no sirve para nada", sostuvo la dirigente. Macri dejó la vista perdida en la mesa y no le contestó.

Comentá la nota