Macri tendrá que sacar la billetera

Con citas de Marx y de la Constitución del ’49, Gallardo fundamentó la decisión para que le devuelvan los salarios caídos a los maestros. El argumento central es que el conflicto del 2008 se desató porque el macrismo no convocó a paritarias.
Mauricio Macri deberá pagarle a los docentes los días de huelga que realizaron el año pasado en reclamo de que el gobierno de la ciudad iniciara la negociación salarial. Así lo dispuso el juez Roberto Gallardo con un fallo en el que invocó la Constitución reformada por el primer gobierno de Juan Domingo Perón en 1949 y que apoyó con textos de Carlos Marx. En su argumento central, el fallo señaló que la administración macrista fue responsable de que los paros se produjeran, ya que se negó a dialogar con los maestros pese a que tenía la obligación legal de discutir salarios con ellos.

El caso fue impulsado por la Asociación de Docentes, Ademys, contra la medida del Ministerio de Educación porteño de descontarles los días de huelga del 17 de julio y 3 de septiembre de 2008. La primera medida fue tomada por el gremio para que el gobierno porteño convocara a la Mesa de Negociación Salarial, tal como lo fija el Estatuto del Docente, mientras que la segunda se originó en que las autoridades no ofrecieron soluciones a sus reclamos. Aunque finalmente el gobierno y el gremio llegaron a un acuerdo salarial, el Ministerio de Educación porteño les descontó a los afiliados a Ademys los días no trabajados.

El juez, que en numerosas causas anteriores ha cuestionado medidas de la gestión macrista, al resolver ésta dedicó un apartado de su fallo a reseñar lo que llamó “algunas ideas filosóficas en relación a la huelga”. Gallardo citó así la reforma de la Constitución del primer peronismo y los argumentos de su principal redactor, el constitucionalista Arturo Sampay sobre el derecho a huelga. “El derecho de huelga es un derecho natural del hombre en el campo del trabajo, como lo es el de la resistencia a la opresión en el campo político”, recordó el juez transcribiendo a Sampay.

Gallardo también utilizó en su fallo contra Macri una reflexión de Marx sobre los castigos a los huelguistas, escrita en 1869. “El capitalista –señala en ella el filósofo alemán– no quiere solamente que sus obreros sigan siendo míseros siervos, sobrecargados de trabajo y mal pagados, sino que quiere además, como todo esclavista, que sus trabajadores sean siervos que se arrastren a sus pies, sumisos, moralmente avasallados, religiosamente humildes y de alma contrita. De ahí la furia verdaderamente demencial que en él provocan las huelgas. Una huelga es para él una verdadera blasfemia, una revuelta de esclavos, la señal del diluvio universal social en castigo de sus pecados.”

Con la resolución de Gallardo, el gobierno porteño deberá devolver los días descontados a los que se adhirieron a los paros y no podrá, como amenazó en los últimos días, volverlo a hacer con las huelgas de este año. Tanto Macri como el jefe de Gabinete del gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, defendieron esta semana como un acertado criterio los descuentos que el fallo declaró inconstitucionales.

Al hacerlo, el juez recordó que en la legislación argentina los trabajadores tienen derecho a la remuneración cuando la huelga se originó en causas imputables al empleador, lo que, marcó el magistrado, es lo que ocurrió en este caso.

Gallardo apuntó que la omisión de llamar a la mesa de negociación salarial prevista en el Estatuto del Docente y “el haber concedido luego del conflicto parte de los requerimientos de los trabajadores, hablan de una conducta estatalmente reprochable” del gobierno de la ciudad. Y concluyó que resultó “necesario que (el gremio) llevara a cabo la medida para que luego el gobierno cumpliera con sus obligaciones normativas”.

“El conflicto hubiera sido innecesario, seguramente, si las partes, con buena fe laboral, se hubieran encaminado originariamente a su solución. Resistir para luego reconocer no parece ser una política hábil, máxime cuando de un servicio esencial para el Estado se trata”, criticó finalmente el juez la conducta del gobierno porteño.

Ayer, en el sindicato recordaron a los docentes que deben cumplir con un trámite administrativo interno para evitar que les descuenten los días de paro realizados este año. Para esto deben presentar un escrito en la escuela donde trabajen, utilizando un formulario que el gremio está distribuyendo. Este año los docentes de la ciudad no han llegado todavía a un acuerdo salarial con el gobierno porteño, conflicto por el que ya llevan realizados tres días de paro. Aunque retomaron las clases la situación todavía no está resuelta, ya que los sindicatos están esperando que los llamen para una nueva reunión paritaria, lo que según el macrismo podría ocurrir la semana que viene. Los docentes reclaman que se implemente en el distrito el acuerdo de la paritaria nacional que otorgó al sector una mejora para el 2009 del 15,5 por ciento.

Comentá la nota