Macri y Solá toman caminos distintos

Ambos dirigentes admitieron sus aspiraciones presidenciales y no negaron que pudieran ser "adversarios"
Unión Pro se va desgajando. El jefe de gobierno porteño, Mauricio Macri, admitió ayer que le parece "legítimo" que su socio político y diputado electo Felipe Solá quiera ser candidato a presidente en 2011, y no negó que esa aspiración pueda chocar con su propia intención de postularse para el mismo puesto.

En síntesis, la dirigencia que se unió antes de los comicios legislativos de junio pasado para vencer en las urnas al kirchnerismo podría comenzar a desdibujarse por la pelea electoral que se vislumbra para 2011.

Ayer, en el Día de la Lealtad Peronista, el PJ disidente mostró un "presidenciable" como Felipe Solá, pero sumó un dolor de cabeza dentro de Unión Pro.

En declaraciones públicas, Macri aseguró que aspira a "sumar" a Solá en el proyecto presidencial de Unión Pro, pero tuvo que admitir que es "legítimo" que el ex gobernador bonaerense aspire a pelear la candidatura presidencial.

De todos modos, Macri le advirtió a Solá que lograr apoyos "no es fácil". El ex gobernador bonaerense ratificó ayer que no va a acompañar una eventual postulación del jefe de Unión Pro, pero dejó en claro que lo respeta y tiene "una relación sólida" con Macri.

"[Solá] intenta plantear una candidatura personal; es genuino, es legítimo; es un tema personal de él, que, obviamente, tiene que lograr adhesiones, cosa que no es fácil", enfatizó Macri. No negó que, si Solá insiste en ese camino, es probable que "en un futuro" sea su adversario político.

Solá no niega un problema central, al menos hasta ahora, que es la escasa valoración positiva que tiene el ciudadano sobre él y que fue decisivo para no encabezar la lista de legisladores bonaerenses en los comicios de junio último.

"Nos respetamos con Macri; admito que tiene una popularidad importante y tiene derecho a ser candidato", sostuvo Solá, y reconoció: "En muchas cuestiones ideológicas, no estamos de acuerdo; la relación que tenemos es bastante sana. Es un adversario al que respeto".

"En este momento no lo veo como un adversario; lo veo como alguien que piensa distinto de mí, a quien respeto como político y jefe del gobierno de la ciudad de Buenos Aires", agregó Solá.

En declaraciones efectuadas a Radio Rivadavia, Macri contó que en el aspecto personal su relación con Solá está bien.

"Nosotros, como Unión Pro, tenemos la clara convicción de que vamos a armar una propuesta para el 2011 y esperamos sumarlo [a Solá]. Así como lo sumamos en la elección que pasó, esperamos sumarlo a él y a muchos más", destacó, pero concedió que "él también siempre ha manifestado intenciones personales".

En el contrapunto entre ambos dirigentes, Solá admitió que "Unión Pro fue una herramienta para la provincia de Buenos Aires, donde el candidato a vencer era Néstor Kirchner".

"Lo logramos. Por lo tanto, mi compromiso en esa alianza ha sido en la provincia, donde tenemos un bloque de diputados, pero no va más allá", concluyó Solá.

Comentá la nota