Macri revisa pase de 17 mil agentes a plantel de Ciudad

Macri revisa pase de 17 mil agentes a plantel de Ciudad
• Estudia incorporarlos al inicio del año, pero quiere asegurarse de que no sean «ñoquis»
Mauricio Macri desaceleró la embestida con la cual anunció efectivizar a 17.000 contratados de la administración porteña, transformándolos así en permanentes en la grilla municipal, donde los cargos sólo son removibles a través de sumarios. Con prudencia, antes de engordar el plantel municipal, la administración porteña se tomará ahora tiempo para analizar cada caso en cada dependencia, ya que ha heredado a la mayoría de ese ejército de lo que fueron las plantas políticas de gestiones anteriores, sobre las cuales ya buscó con medidas como censos la existencia de empleados «ñoqui» dentro de las dependencias (al punto que habilitó una línea telefónica para que fueran denunciados quienes revistieran esa categoría).

El anuncio, que formuló en octubre pasado, prometía que para este mes se concretaría la medida y saldaba un reclamo de proporciones del gremialismo municipal. Sin embargo, en la mayoría de los casos, actualmente el Gobierno porteño ha comenzado a renovar las contrataciones por tres meses.

La queja de los municipales podría irrumpir en la paz que ha conseguido el Gobierno porteño con el sindicato que pilotean Amadeo Genta y Patricio Datarmini.

En su momento, la administración de Aníbal Ibarra firmó dos decretos, el 948 y 959, mediante los cuales los trabajadores que venían presentando una factura para cobrar por sus servicios en distintas áreas y funciones, pasaron a contar con contratos de empleo público y recibos mensuales con descuentos jubilatorios y para la obra social de la Ciudad. La diferencia es que los contratos tiene término y podían no renovarse, como ha ocurrido al inicio del Gobierno macrista, y sin que implique para la administración cargas por indemnizaciones, como ocurre con los asalariados. A esa categoría se incorporaría la tropa de 17 mil contratados por el Estado porteño. Se trata de empleados, algunos con más de diez años en funciones, que fueron sumando a las distintas gestiones, sea de Fernando de la Rúa, Aníbal Ibarra o Jorge Telerman.

La sorpresa en las dependencias fue que por el momento no se concretará el pase, al menos en forma masiva.

Desde el Ministerio de Hacienda porteño, sin embargo, aseguraron a este diario que «el decreto se va a cumplir», pero el plazo se extendería durante todo 2010, en función de una evaluación que debe hacer la administración sobre cada caso. Para ese estudio los propios empleados deben presentar documentación para inscribirse en la planta permanente de la grilla municipal que ya supera los 120.000 trabajadores, sumando también médicos y maestros.

«Nos interesa jerarquizar a los empleados de la Ciudad y recuperar el premio al mérito y al esfuerzo de aquellos trabajadores que cumplen su tarea con vocación de servicio», explicó en su momento el ministro de Hacienda, Néstor Grindetti, en una foto donde la relación con el gremialismo y el Gobierno de la Ciudad atravesaba su momento de mayor euforia.

Ahora, la queja por el retraso en la efectivización y la nueva amenaza de intervención de la obra social (ver nota aparte) rompería la tregua, en momentos en los cuales también está pendiente la discusión salarial, sobre un Presupuesto para 2010 que no tiene previsto aumentos.

Comentá la nota