Macri ratificó que en 15 días arranca su policía

Al visitar ayer la provincia de Mendoza con miras a su posicionamieto hacia el 2011, Mauricio Macri no pudo evitar que el escándalo por las escuchas telefónicas atribuidas a Ciro James, un funcionario de su gestión y policía federal, se colaran en su agenda.
Antes de partir, Macri intentó despegarse de la investigación del juez Norberto Oyarbide y dijo que debe dar explicaciones el ex ministro de Justicia nacional y actual jefe de Gabinete, Aníbal Fernández. "Nosotros ya hemos encontrado muchas veces micrófonos en el gobierno de la ciudad, en la secretaría de Hacienda, en la jefatura de Gabinete", indicó. Mientras tanto, su ministro de Justicia y Seguridad, Guillermo Montenegro ratificó ayer a El Cronista que pese a esta situación, en dos semanas la policía estará en marcha. "Estimamos que en aproximadamente unos quince días los primeros 70 oficiales van a estar trabajando en la Ciudad. Queremos cerrar el año con 850 efectivo", remarcó durante un seminario organizado por Época en el Hotel Alvear. Además enfatizó: "el jefe de la Metropolitana será Osvaldo Chamorro" en referencia a los allanamientos en sus oficinas.

La reacción del gobierno nacional no se hizo esperar. Aníbal Fernández fue tajante: "Es una estupidez rayana con la locura" insinuar que la Policía Federal haya tenido que ver con la presencia en el gobierno porteño de James, involucrado en escuchas a familiares de las víctimas de la AMIA.

Por otra parte, según un cable de la agencia DyN, la Secretaría de Inteligencia del Estado (SIDE) indicó al juez que James retiraba las grabaciones en ese organismo en tanto desde la oposición la diputada Gabriela Cerruti denunció que "este equipo de seguridad en el cual James reportaba a Jorge Palacios acompañó a Macri en sus empresas, luego en Boca y ahora en su gestión".

Comentá la nota