Macri ratifica la suba impositiva, pero negociaría

Operadores de Pro en la Legislatura admiten que no cuentan con los votos necesarios. Por: Angeles Castro
El gobierno porteño ratificó ayer la mayor presión impositiva prevista en los proyectos de ley tarifaria para 2009 (en Ingresos Brutos, algunos segmentos del ABL, la aplicación del impuesto al sello a las tarjetas de crédito y alícuotas especiales en contratos onerosos entre privados), como en el contenido del borrador de presupuesto para el año próximo, que prevé déficit y endeudamiento, pese a la fuerte embestida de los bloques opositores.

Sin embargo, y luego de que ayer, con matices, todo el arco opositor adelantara que no respaldará los borradores remitidos por el Poder Ejecutivo, los operadores del macrismo en la Legislatura se preparaban para negociar algunos cambios exigidos, ya que, de otra manera, no conseguiría los 31 votos que necesita para que prosperen la ley tarifaria y el código fiscal (Pro domina 26). Así lo admitieron a LA NACION extraoficialmente fuentes confiables del interbloque de Pro.

En cambio, el ministro de Hacienda, Néstor Grindetti, mantuvo la posición que expresó el día anterior ante los legisladores. "No hay marcha atrás, más allá de pequeños detalles que surgieron por los señalamientos de los diputados. No vamos a conceder ninguna modificación de fondo que toque la estrategia del presupuesto que diseñamos. Sólo una aclaración: nunca estuvo en el espíritu de la medida incluir a las prepagas o la contratación de servicios", dijo Grindetti a LA NACION.

Sin consenso

Lo cierto es que algo deberá ceder. Incluso diputados que suelen votar en sintonía con Pro, como Alejandro Rabinovich (Autonomía con Igualdad), expresaron sus objeciones a las pretensiones del gobierno porteño, lo que impide sumar los votos necesarios.

Ayer, la tensión fue tal que, cuando todavía los funcionarios de la Agencia Gubernamental de Control defendían las partidas solicitadas por su área para 2009, a 50 metros representantes de la Coalición Cívica, el ibarrismo, el kirchnerismo y bloques minoritarios daban una conferencia para fundamentar su rechazo a los proyectos.

Estuvieron los kirchneristas Gabriela Cerruti y Juan Cabandié; Enrique Olivera, Sergio Abrevaya, Diana Maffía y Facundo Di Filippo, de la Coalición Cívica; Aníbal Ibarra, por su bloque; Martín Hourest, de Igualdad Social, y Patricia Walsh, de Nueva Izquierda.

Por fuera de la conferencia, también criticaron los borradores el jefe del bloque kirchnerista, Diego Kravetz, y el Partido Socialista.

Antes, el ministro de Justicia y Seguridad, Guillermo Montenegro, pidió elevar 12% en 2009 el presupuesto para su área, que, de $ 464 millones este año, pasaría a $ 475 millones. La creación de la policía porteña no impacta porque sólo saldrá una primera camada de efectivos a la calle en diciembre.

Comentá la nota