Macri quiere tentar a Cobos

El jefe de gobierno porteño sondea al vicepresidente para un armado común en 2009. Por Laura Capriata y María Elena Polack
El macrismo iniciará esta semana conversaciones con allegados al vicepresidente Julio Cobos con la ilusión de poder compartir el armado electoral para los comicios del año próximo, considerados la antesala del recambio presidencial de 2011.

En la intimidad, allegados al jefe de gobierno porteño Mauricio Macri sueñan con que Cobos deje las filas del oficialismo y pase a integrar definitivamente la oposición. Mientras tanto, comenzarán los contactos informales con el cobismo bonaerense, base de sustentación del vicepresidente para su futuro político.

Según confirmaron a LA NACION fuentes de los dos sectores, esta semana se reunirán por primera vez el intendente de Junín, Mario Meoni (uno de los responsables del armado del vicepresidente en la provincia) y el presidente de PRO bonaerense, Jorge Macri, para explorar sus coincidencias y diferencias. En realidad, en su intento por construir otra concertación, Cobos piensa primero en la UCR, el socialismo y en la agrupación de Margarita Stolbizer, pero la consigna del vicepresidente es hablar con todo el mundo, y por ahora no rechaza los coqueteos del macrismo.

"El no le cierra la puerta a nadie, pero tampoco la abre del todo. Está en una etapa de escuchar a todos, y al final va a tomar su decisión", explicó una de las personas que más lo conocen. Ese "todos" incluye al macrismo, y la reunión no se haría sin la venia de Cobos, pero los colaboradores más cercanos al vicepresidente señalaron que se trata de un partido más de los muchos con los que entabló relaciones.

Más entusiastas, los cobistas bonaerenses liderados por Meoni y por el intendente de Pergamino, Héctor "Cachi" Gutiérrez, admitieron un interés mutuo, aunque muy incipiente, con el partido de Macri. "Nos interesa y estamos predispuestos a hablar, pero todavía no hay nada concreto", confió Meoni. El intendente opinó que "Cobos es un moderado; no es ningún revolucionario, y no ve a Macri como un demonio", dijo, y por eso pueden dialogar sin descartar algún acuerdo.

En ese sueño electoral para enfrentar al kirchnerismo en 2009, un mismo tema desvela a casi toda la oposición: cómo evitar la dispersión de votos por ofrecer varias listas con apenas matices de diferencia en sus propuestas.

Límite

Aunque para los comicios legislativos faltan 11 meses, en el macrismo consideran que marzo será el mes clave para tener el panorama de alianzas lo más cercanas posibles a la oferta electoral de octubre.

"Entendemos que Cobos tiene un límite para mantenerse dentro del Gobierno: marzo o abril. Si decidiera pasar a la oposición más cerca de los comicios, la ciudadanía lo interpretaría como oportunismo político. Y a esta altura ya tiene varios elementos como para justificar su alejamiento de la vicepresidencia", deslizó, por lo bajo, un dirigente que busca seducir al cobismo bonaerense.

En las filas de Cobos esa idea, por ahora, sólo la comparte el ex intendente de Neuquén, Horacio Quiroga.El vicepresidente, en cambio, parece más atento a los pedidos que le llegan desde distintos sectores para que siga en su cargo y resigne la posibilidad de ser candidato en 2009.

Pero Cobos no es la única figura que dialoga con el macrismo. El díscolo diputado kirchnerista Felipe Solá también despierta ilusión en las filas del jefe de gobierno porteño, aunque no tenga dirigentes territoriales como el vicepresidente.

Casualidad o no, en ese intercambio de figuritas el cobismo también puso el ojo sobre Solá, y varios pretenden que se convierta en su "pata peronista" en lugar de Mauricio Macri.

Son los mismo que ayer festejaron cuando Cobos inauguró la primera sede de su partido (Consenso Federal) en Mendoza, su provincia, con un invitado especial: el diputado Enrique Thomas, un felipista declarado.

Comentá la nota