Macri puso en marcha su plan de seducción gremial

El líder del sindicato disidente Azul y Blanco sondeó al jefe de Gobierno para explotar los parques Roca y Sarmiento. Y le advirtió al dirigente del PRO que se tiene que afiliar al peronismo si quiere el respaldo del PJ.
Continúa el desfile pejotista por la Jefatura de Gobierno porteña. Esta vez, Mauricio Macri les mostró el PowerPoint con su ciudad ideal para 2020 al gastronómico Luis Barrionuevo y al resto de los integrantes de la CGT disidente. Los barrionuevistas aclararon, por las dudas, que todavía no consideran a Macri como un presidenciable que los represente.

Durante la reunión, según los gremialistas presentes, Macri anunció: "Voy a ser presidente en 2011, a pesar de que no quiera Barrionuevo y el candidato de él va a entrar cola (sic)", en alusión al ex presidente Duhalde. Barrionuevo, pícaro, le respondió: "Tengo listo el casillero de 2015 preparado para vos, pero antes tenés que incorporarte el peronismo".

Macri sigue en la búsqueda de sectores que apoyen su ambición presidencial. La semana pasada, lo habían visitado los gremialistas de la CGT encabezada por Hugo Moyano. La próxima le tocará a la CTA de Hugo Yasky. Hasta ahora, Macri no consiguió el aval explícito de ninguno de los tres sindicatos. Moyano todavía se mantiene cerca del kirchnerismo; Barrionuevo, de Duhalde, y Yasky, entre el kirchnerismo crítico y otros partidos de centroizquierda.

En la reunión en Bolívar 1, estuvieron Vicente Mastrocola (plásticos), Luis Campos (carga y descarga) y Daniel Amoroso (legislador macrista y jefe del sindicato de juegos de azar), entre otros. Durante el encuentro, no hubo referencias al viejo contrapunto entre Barrionuevo y Macri, a raíz de la pelea entre las barras bravas de los clubes que ambos presidieron, Chacarita y Boca, hace más de 10 años.

Barrionuevo explicó acerca de la reunión: "Fue buena. Valoramos el gesto de reconocer institucionalmente al movimiento obrero Azul y Blanco". Macri les repitió su lamento sobre la falta de asistencia económica por parte del kirchnerismo. Y aprovechó para pedirles a los barrionuevistas que, a la hora de depositar la plata de sus gremios, apuesten por el Banco Ciudad. Los sindicalistas le contestaron con una sugerencia: que la CGT disidente podría explotar turísticamente algunos de los parques porteños, como el Roca y el Sarmiento. Al final, el sindicalista y legislador PROperonista Carlos Acuña le dijo a este diario: "No conozco a un peronista que termine de digerir a Macri como presidente. Pero él es argentino y, si se quiere acercar al PJ, bienvenido sea".

Comentá la nota