Macri propuso a Cameron relanzar la relación pero Londres no suelta Malvinas

Macri propuso a Cameron relanzar la relación pero Londres no suelta Malvinas

–Bueno, voy a tratar de cumplir con la premisa de hablar corto así podemos intercambiar posiciones –aclaró el presidente Mauricio Macri en la reunión que mantuvo ayer por la mañana con David Cameron.

–Así va a ser muy bienvenido en todos lados. No como su antecesora –bromeó el premier británico.

El rapto de humor inglés pareció distender un encuentro que había arrancado tenso y distante y entusiasmó a la canciller Susana Malcorra, quien apuesta a que revitalizar el vínculo con Gran Bretaña en todas sus dimensiones ayude a acercar posiciones respecto del principal eje de disputa entre los dos países: la ocupación de las Malvinas y el resto de las islas del Atlántico Sur por parte de la Corona.

Pero la ilusión duró poco. Un par de horas después de la cita, la residencia ofi cial de Downing Street difundió un comunicado ratifi cando que no cederían un centímetro de su posesión colonial. “El primer ministro dejó claro que nuestra posición sigue siendo la misma y que en el reciente referéndum quedó absolutamente claro que los habitantes de las islas quieren seguir siendo británicos”, laudó.

Antes de ese comunicado, Macri reivindicó la estrategia de Malcorra de descongelar las relaciones. “El mundo no se traba por un confl icto. España tiene ocupado el peñón de Gibraltar y mantiene relaciones perfectas con Gran Bretaña, en el plano económico, cultural y muchos otros”, subrayó.

El jefe de Gabinete, Marcos Peña, sumó lo suyo, mientras apuraba uno de los sanguchitos de arenque ahumado que bandejeaban los mozos en el hall del centro de convenciones por el que pasaron en pocos minutos la directora gerente del FMI, Christine Lagarde, el Nobel de Economía Joseph Stiglitz, el presidente griego Alexis Tsipras y la reina Máxima de Holanda, entre otras personalidades: “No es monotemática la agenda con el mundo. Cada relación tiene muchas aristas. Ése es un cambio importante respecto de la relación anterior que mantenía nuestro país con el mundo, y esperamos que sea comprendido”, opinó.

Durante el encuentro con Cameron, como en todos los que compartió con CEOs de multinacionales y con otros mandatarios, Macri habló en el inglés fl uido que le legó su educación en el colegio Cardenal Newman. Cuidó el detalle de decir “Malvinas” y no “Falklands” al referirse a las islas que llevaron a ambos países a la guerra en 1982. “Fue una buena reunión, constructiva, hay vocación de comenzar una relación donde se pongan todos los temas sobre la mesa bajo el mismo paraguas”, comentó al salir a los periodistas que cubren su visita al Foro Económico Mundial.

“Básicamente, la propuesta del Presidente es que tenemos que abrir el diálogo en todos los temas que tenemos en común. Por supuesto que hay algunos temas en los que se avanzará más rápido que otros. Ahora tenemos que armar una agenda que incluye una visita de una delegación de Gran Bretaña a la Argentina”, explicó Malcorra. El primer mandatario, a su lado, aclaró cuáles serían esos temas: “la lucha contra el narcotráfi co, contra la corrupción, el cambio climático, el apoyo a la Argentina para su desarrollo fi nanciero y para mejorar su infraestructura”. Hoy se verá si el comunicado británico cambió en algo la situación. Por lo pronto, Londres tuvo la delicadeza de sostener allí que ambos coincidieron en que hay “una oportunidad para embarcarse en una nuevo capítulo en las relaciones”

Sergio Massa, quien también participó del encuentro, comentó que Cameron le pareció “un tipo carismático”, y se mostró agradecido por la presentación de Macri, quien lo introdujo como “un hombre de 40 años, un líder de la oposición que sacó 5 millones de votos y que seguramente en unos años quiera gobernar el país”. Fue entonces cuando Cameron le preguntó a Macri si tenía mandato por cuatro o por ocho años. “Por cuatro, pero puedo seguir cuatro más si la gente quiere, y si Sergio quiere”, respondió con una sonrisa. Massa también río y coló: “Cuatro, cuatro, que en 2019 le quiero ganar yo”.

Macri terminó el día más agitado de su paso por Davos con una cena para latinoamericanos en el hotel Europe y luego con un breve paso por una “fi esta argentina”. Hoy al mediodía brindará una conferencia de prensa y luego partirá de regreso a Buenos Aires, satisfecho por haberse convertido en una de las fi guras más requeridas del Foro.

Coment� la nota