Macri: "Me presento a presidente en 2011"

• Se lo dijo ayer al sindicalista Barrionuevo, que le ofreció apoyo, pero para 2015 o que repita Capital
«La Ciudad es así, y si vos te quedaste acá y si el poder de turno no te da la plata, no podés ser más que gobernador que emparcha», le dijo, casi como una humorada, Luis Barrionuevo ayer a Mauricio Macri, aludiendo a que no se presentó como candidato a presidente en 2007. El jefe porteño lo invitó, a él y a la cúpula de la CGT Azul y Blanca para la muestra que viene repitiendo a distintos grupos acerca del Plan Buenos Aires 2020. Macri insiste con que no puede hacer obras ni subtes, ni escuelas como otros intendentes, porque el Presupuesto le deja poco margen después de pagar sueldos y gastos corrientes.

«Bueno, pero ahora sí voy a ser candidato a presidente», le replicó el porteño a su amigo Barrionuevo, quien, rápidamente, continuó el contrapunto.

«¿Ah sí?, pero nosotros ya tenemos otro candidato; si querés, te podemos hacer un lugar para 2015», dijo el sindicalista, aliado de Eduardo Duhalde, como ofreciéndole que sea vice o que espere, o que arriesgue.

Casi rieron, al tiempo que se acomodaba en la silla el legislador Daniel Amoroso, peronista PRO e integrante de ese directorio del sindicalismo disidente con su gremio de juegos de azar (Aleara) y quien apuesta a la postulación de Macri en las próximas presidenciales.

Para cortar el mutis, Barrionuevo siguió: «Si querés, repetí acá que te acompañamos», ofertó el gastronómico en relación con que, como piensa parte de la tropa PRO, Macri podría aspirar a un segundo mandato en la Capital Federal y dejar pasar las nacionales.

«Eso sí, te acompañamos si cerrás con el peronismo; si no, no reelegís», dijo Barrionuevo y soltó la risa ante un Macri que no parecía estar de demasiado buen humor. Ya se estaba retirando el grupo visitante y no todos oirían el final.

«No te preocupes, tengo muchos amigos», refutó el jefe de Gobierno. «Con amigos solamente no se llega», le sentenció el sindicalista.

Como lo hicieron con Hugo Moyano y los caciques de varios sindicatos de la CGT, la semana pasada, Macri convocó ahora a Barrionuevo en el marco del diálogo porteño. Para esa CGT, la reunión sirvió como un modo de admitir su existencia. Por eso, al retirarse, el gastronómico se mostró «agradecido» por la invitación y explicó que el jefe de Gobierno «le perdió el miedo al Kirchner» y «es el primero que reconoce institucionalemente» a la CGT Azul y Blanca.

Junto a Barrionuevo participaron los titulares del Sindicato de Trabajadores de Estaciones de Servicio, Carlos Acuña; de Plásticos, Vicente Mastrocola; y de Carga y Descarga, Luis Campos, entre otros.

Macri, en esas entrevistas, explica sus propósitos de poner la Ciudad a punto y que no podrá hacerlo por falta de recursos. Busca aval entre sus invitados para endeudar el distrito y conseguir dinero para obras (ver nota aparte). Como se lo dijo Moyano, también Barrionuevo prometió acompañar a la Ciudad en sus proyectos, pero siempre que esa necesidad de fondos no recaiga sobre un recorte en el empleo público. Además, Macri busca firmar un acuerdo con distintos sectores hacia fin de año, lo que podría redundarle en financiamiento del PNUD (Programa de Desarrollo de las Naciones Unidas), que viene coordinando, con asistencia técnica, las reuniones del diálogo porteño, que animan los funcionarios Horacio Rodríguez Larreta y Marcos Peña.

Los sindicalistas, de acuerdo con lo que sostuvo Barrionuevo al terminar el encuentro, se comprometieron «a colaborar» con los planes del PRO. El referente de la CGT Azul y Blanca consideró que se trató de «una reunión ilustrativa, instructiva, en cuanto a lo que maneja el Presupuesto de la Ciudad, a lo que necesita la Ciudad de Buenos Aires y, fundamentalmente, a las obras que se han hecho y las que se tiene pensado hacer».

«Como nosotros, la mayoría de nuestras organizaciones sindicales están enclavadas en la Ciudad y tenemos trabajadores que dependen de la Ciudad; creo que nosotros podemos colaborar, podemos ayudar para que esta Ciudad sea cada vez mejor vivida», sostuvo finalmente el sindicalista.

Otro de los objetivos del macrismo es que el jefe porteño encuentre apoyos para su candidatura presidencial en 2011.

Comentá la nota