Macri pone a K y Carrió en la misma bolsa, y habla de Argentina potencia

Macri pone a K y Carrió en la misma bolsa, y habla de Argentina potencia
Dijo que ambos son el país "que quedó atrás" porque comparten un estilo de "fragmentación y descalificación", derrotado en junio. Y, desde Miami, volvió a lanzar su primera promesa presidencial: acabar con la pobreza en diez años.
El jefe de gobierno porteño, Mauricio Macri, consideró este miércoles que los estilos de "confrontación, fragmentación y descalificación" que atribuye por igual a Néstor Kirchner y Elisa Carrió, son "la Argentina que quedó atrás el 28 de junio" pasado.

En una entrevista concedida a DyN en Miami, donde participó en el Conferencia de las Américas, el Macri evaluó que "el kirchnerismo es un capítulo agotado en la Argentina, pero antes en el mundo", lo asoció al chavismo y al mandatario de Ecuador, Rafael Correa, y consideró que "la prueba se ve claramente en el nivel de inversión" en el país, por debajo de Brasil, Colombia, Chile y Perú.

El funcionario volvió a esquivar su postulación presidencial. Y se mostró cercano al estilo del vicepresidente, Julio Cobos, y crítico con el socialista Hermes Binner, de quien dijo que lo ve "dubitativo, errático" tras apoyar la ley de medios audiovisuales.

- ¿Cómo evalúa hasta ahora su estadía aquí?

- Vine para afianzar las relaciones con otras ciudades del mundo. (...) A decir acá estamos, no se olviden de la Argentina. La Argentina tiene un enorme futuro, mas allá que en los últimos años hemos estado un poco díscolos, un poco aislados, un poco contradictorios, seguimos siendo un país con enorme potencialidad.

- ¿Es difícil vender la Argentina dadas las características del país y la situación internacional?

- Es difícil y, a la vez, fácil. Es difícil si uno quiere defender el kirchnerismo. El kirchnerismo es un capítulo agotado en la Argentina, pero antes en el mundo. El mundo, antes que los argentinos, dijo éste tipo de política no es el que acompañamos y la prueba se ve claramente, científicamente, en el nivel de inversión. La Argentina competía en guarismos con Brasil y hoy lo han superado no solo Brasil, sino Chile, Colombia, Perú y seguimos cayendo, lo cual significa: no confío en la forma que se conduce la Argentina. Es fácil en términos de que si hay un cambio al kirchnerismo, la Argentina sigue siendo un país absolutamente viable, con enorme potencialidad, basado en el incremento de la falta de alimento que puede beneficiar al país.

- Usted dijo que si se trabaja mejor en las áreas de alimentos, minerales y turismo, se podría acabar con la pobreza en el país. ¿Esto es así?

- Absolutamente. En menos de diez años la Argentina puede generar 5 millones de puestos de trabajo y derrota definitivamente la pobreza. Lo único que nos hace es poner en el camino de desarrollo de Australia, país absolutamente comparable con el nuestro. Hace 20 años la Argentina era un 30 por ciento menos que Australia. Hoy la Argentina es un 70 por ciento menos que Australia. Eso marca la diferencia de un país que siguió un camino de de integración al mundo y otro que se aisló del mundo, tuvo sistemáticos cambios de las reglas de juego, no respeto de las inversiones y ha generado mayor pobreza.

- ¿Que imagen tienen aquí (Estados Unidos) de la Argentina?

- Están empezando a mirarla de vuelta. Después del 28 de junio se abrió una esperanza para la Argentina en el mundo. La derrota del kirchnerismo abre un capítulo de, 'vamos a ver si esta derrota es definitiva'. El mundo quiere creer que es definitiva. Los argentinos queremos creer que es definitiva.

- Dice que el kirchnerismo está agotado en el mundo. ¿Existe una suerte de kirchnerismo en la región?

- Es una variante del chavismo, de lo que está haciendo (Rafael) Correa en Ecuador. Ha generado también mucho desgaste y mucho rechazo este nuevo intento con la ley de radiodifusión. Eso también ha generado un retroceso adicional. Romper las reglas, no respetar los derechos adquiridos, intentar bajo el emblema de mayor pluralismo, en realidad mayor control del sistema de comunicaciones por parte del Gobierno. Es lo que también ha hecho Chávez y lo que está haciendo Correa, y que no conduce a una mejor democracia sino a una peor democracia.

EL 2011

- ¿Hay plazos para definir su candidatura presidencial?

- Creo que faltando un año para la elección es que se van a empezar a definir las candidaturas. Lo importante es que el PRO como espacio, con sus aliados, Unión Pro, amigos del justicialismo disidente, algunos radicales, está empezando a construir una mayor inserción en el resto del país.

- Usted siempre se diferencia por igual de Kirchner y Carrió. ¿Cree que el estilo político de ambos quedó atrás?

- Sí, yo diría que (el de Carrió junto al de Kirchner) es el mismo nivel de confrontación, fragmentación, descalificación, esa es la Argentina que quedó atrás el 28 de junio.

- ¿Y del otro lado a quién ve?

- Veo que por ejemplo estamos haciendo un trabajo muy bueno, buscando confluir en proyectos legislativos comunes con una parte importante de lo que fue (sic) el Acuerdo Cívico. La parte radical, trabajando con Sanz, Aguad, para intentar coincidir en proyectos de ley para que a partir del 2010 podamos revertir el deterioro institucional.

- Cobos, Binner, ¿Tienen con otro estilo?

- Sí, todavía a Binner no lo sé encasillar porque lo veo muy dubitativo, errático, en términos de cuál es la visión. Pero sí con Cobos estamos acordando este trabajo en común y los estamos llevando a cabo.

- ¿Cuál es su opinión sobre el conflicto de la firma Kraft?

- Esto tiene que ver con un proceso de deterioro en la forma de relacionarse que ha habido en la era kirchnerista. Esto se interpreta en que cada vez más se cree con derecho a vulnerar las libertades de los demás. Esto ha derivado en excesos que llevan a esta situación. En ese camino lo que uno logra es la desintegración y mayor pobreza, desempleo. Hay que volver a una sociedad en la cual vos tenés derecho a expresar tus necesidades pero sin vulnerar la libertad y los derechos de los demás.

Comentá la nota