Macri pidió "un ministro que sepa de seguridad"

El jefe de Gobierno porteño y el ministro de Justicia de la Nación llevan dos días utilizando todos los medios a su alcance para desprestigiarse.
El ministro de Justicia, Aníbal Fernández, y el jefe del gobierno porteño, Mauricio Macri, volvieron a encontrarse hoy en otro round del duelo verbal que vienen manteniendo desde el lunes, con acusaciones de "incapacidad" y de "desprecio" hacia temas sociales, de uno u otro lado. Macri redobló la apuesta y le pidió a la presidenta Cristina Fernández que en ese cargo "ponga a un ministro que entienda de seguridad".

En tanto, Fernández insistió con la presunta dificultad del jefe de Gobierno hacia la contracción al trabajo y le agregó la acusación de "desprecio" del ingeniero para con los temas sociales en general, y en particular de la Villa 31. Tras advertir que el funcionario nacional es un "hombre muy incapacitado para la tarea que lleva a cabo", Macri acusó a Fernández de buscar "siempre excusas para no hacer" lo que tiene que hacer, o lo que la Justicia ordena.

El titular del Ejecutivo porteño sostuvo que en la ciudad de Buenos Aires "el tema de la inseguridad es cada vez peor" y alertó que alrededor de esta problemática "hay un hecho objetivo: tenemos un ministro hace años y las cosas están cada vez peor". En declaraciones a las radios 10 y Continental, el jefe del PRO analizó que "si por cada cosa que el ministro dice bajase el delito, éste sería el país más seguro del mundo, pero él no es el vocero del Gobierno". "Es más -disparó-, la Presidenta debería ponerlo de vocero, porque el vocero -en alusión a Miguel Nuñez- es mudo; jamás lo escuché hablar, y poner –en lugar de Fernández- a un ministro que entienda de seguridad y que nos ayude a vivir mejor".

El jefe del Ejecutivo porteño profundizó la pelea que viene sosteniendo con Fernández no sólo porque "no hay respuestas -contra el delito- y no traspasa la Policía" a la Ciudad, sino por el tema vinculado a la Villa 31.

Al ratificar que su administración insistirá en garantizar la seguridad de los vecinos del barrio de Retiro, Macri insistió en criticar a Fernández por su rechazo a controlar con la Policía el ingreso de material para construir en altura en esa comunidad. "Lo primero que hay que hacer es parar el ingreso masivo de materiales porque sabemos que la mayoría va para construir en altura", repitió Macri y volvió a quejarse de que "en vez de ponerse del lado de la prevención y de la colaboración, -el ministro de Justicia- siempre busca excusas para no hacer –nada-".

Ayer, Fernández argumentó que ya le aclaró a la Justicia que las fuerzas de seguridad no están capacitadas para discernir si los materiales de construcción que se ingresan a la Villa 31 son para obras "en altura", y Macri respondió que entonces "empiece por que no entren más materiales, después veremos para qué son".

Por su parte, el titular de la cartera de Justicia comenzó aclarando, en diálogo con TN y C5N que su relación con Macri "no sé si es pésima", pero advirtió: "no tengo por qué tener buena relación, tampoco mala". Tras quejarse de que Macri "me hace meter a mí en una discusión que no tengo nada que ver", en relación a los materiales de construcción de la Villa 31. "Vuelve a aparecer hoy diciendo que yo miento", manifestó el ministro, y agregó que el jefe de Gobierno desconocía el tema, ya que su ministro de Seguridad, Montenegro, había estado por la mañana en su despacho coordinando las acciones que se harían en la villa. "Si no sabe lo que se está haciendo, qué quiere que discuta? No se puede discutir con quien no sabe lo que se está haciendo", disparó Fernández.

Según el funcionario nacional, Macri tiene "una actitud de desprecio importante por como trata el tema. Me asombra que no tenga una visión clara de cómo resolver los problemas sociales", comentó.

Comentá la nota