Macri-De Narváez: "No vamos a aceptar traiciones, tenemos que marcar posición"

Después de que los legisladores Julio Ledesma y Patricia Gardella levantaron la mano en la Cámara de Diputados votando con el oficialismo la aprobación del Presupuesto 2010, el diputado electo de Unión-Pro señaló ayer que el castigo será "ejemplificador". Busca así evitar nuevas sangrías de cara al reacomodamiento que se está dando en las filas peronistas. El jefe de Gobierno porteño cavila con su candidatura frente a las movidas de Duhalde.
El peronismo disidente echó de sus filas a los dos diputados que votaron a favor del presupuesto "K" 2010. Julio Ledesma y Patricia Susana Gardella acompañaron el proyecto contra la voluntad del bloque Unión PRO, y sacudieron la tropa que comandan Francisco de Narváez, Mauricio Macri y Felipe Solá.

La expulsión llegó como un castigo "ejemplificador". "Estoy indignado, no vamos a aceptar traiciones. Tenemos que marcar una posición a rajatabla", aclaró De Narváez.

Ledesma es un dirigente del conurbano, oriundo de La Matanza, que ya estuvo con Néstor Kirchner cuando el pingüino era candidato a presidente. En 2007, Ledesma asumió como diputado oficialista para completar el mandato de Francisco "el Barba" Gutierrez, el sindicalista de la UOM que resultó electo como intendente de Quilmes. Pero antes del 28 de junio de este año Ledesma, que no encontraba lugar en las listas del kirchnerismo, pegó el salto y se integró al armado de De Narváez. Consiguió la reelección de su banca. Y en la madrugada del jueves volvió a cambiar de posición. El diputado reconoció que justo "en estos días" habló con Kirchner "después de mucho tiempo".

"Yo no me cambié de bancada. Fui impulsor del proyecto nacional de Néstor Kirchner. Luego renuncié. En junio, estuve en un frente conformado por De Narváez, (Felipe) Solá, (Mauricio) Macri y el bloque de Julio Rubén Ledesma (sic)", explicó.

El diputado chicaneó a De Narváez con el ausentismo: "traición es no ir a las sesiones", dijo. Y aclaró que no va a ser oficialista, sino que votará en contra "cada vez que sea necesario".

"Nosotros no pertenecemos a Unión Pro desde el mismo 28 de junio y ya conformamos nuestro propio bloque, la Corriente Peronista Federal, así que nos están echando de un lugar del que nos fuimos hace meses", añadió.

Especificamente sobre el proyecto, el legislador argumentó que votó a favor porque considera necesario dotar de las herramientas al Ejecutivo para que pueda gobernar. Y opinó que las sesiones, la mayoría de las veces, son pura "cháchara para la tribuna".

Pese a que los expulsados fueron dos, otra diputada que no pertenece a Unión PRO pero sí forma parte del peronismo disidente acompañó al kirchnerismo. Se trata de Adriana Tomaz, del PAUFE (Luis Patti), que no es la primera vez que coquetea con el oficialismo.

Las expulsiones en Unión PRO ocurren justo una semana después de que el Gobierno lograra la aprobación de la Ley de Medios con el acompañamiento de opositores, como la correntina (ex) cobista Dora Sánchez que fue denunciada por "cohecho" tras haber modificado su posición.

Comentá la nota