Macri, De Narváez y Solá apuestan a la polarización

Macri, De Narváez y Solá apuestan a la polarización
Están convencidos de que competirán con Kirchner en Buenos Aires
Los tres socios, Felipe Solá, Mauricio Macri y Francisco de Narváez, se reunieron ayer a solas, sin testigos, en la sede del gobierno porteño, donde Macri, líder de Pro, ofició de anfitrión. No hubo grandes definiciones sobre el armado de las listas electorales, pero sí una convicción compartida: que la batalla electoral de octubre próximo, en Buenos Aires, se dirimirá entre ellos y Néstor Kirchner. Y, en función de eso, es necesario unificar fuerzas, programas y, sobre todo, conciliar un discurso común.

Justamente, de esto dio cuenta De Narváez a la salida de la reunión. "Somos un frente político, no un frente meramente electoral: queremos ser una alternativa seria de gobierno y, por eso, no tenemos ningún apuro en cerrar las listas [de candidatos a diputado]", indicó.

"Cualquiera sea el resultado [del armado de las listas] hay una convicción: los tres seguiremos juntos. Estamos seguros de que la elección se definirá entre Kirchner y nosotros. Creemos que Kirchner va a competir [como candidato a diputado nacional por Buenos Aires], porque no tiene otra alternativa", aseveró, por su parte, Solá a LA NACION.

Tanto De Narváez como Solá pretenden encabezar la lista de diputados nacionales por el PJ disidente en Buenos Aires; empero, ayer no hubo definiciones sobre este tema. "Coincidimos en que, si nos vamos a poner de acuerdo en un discurso sobre seguridad, la crisis económica y la cuestión del campo, entonces necesariamente primará el acuerdo político para definir el orden de las listas. No habrá encuestas ni consulta popular", deslizó uno de los asistentes a la reunión.

La Capital, una incógnita

La decisión del líder de Pro sobre si convocará a elecciones desdobladas en la Capital o si, por el contrario, decide unificarlas en octubre próximo, junto con los comicios nacionales, desvela a sus dos socios peronistas. Macri no adelantó, en la reunión de ayer, qué postura adoptará; tampoco si la vicejefa de gobierno, Gabriela Michetti, competirá como candidata a legisladora porteña o como diputada nacional por Pro. El tablero electoral bonaerense depende de estas definiciones: tanto De Narváez como Solá pretenden que las elecciones sean unificadas para que la imagen de la dupla Michetti-Macri se traspole a Buenos Aires.

"Así, tenemos más posibilidades de ganarle a Kirchner en el distrito", aseguran en el entorno de ambos candidatos bonaerenses.

De todas maneras, tanto Solá como De Narváez aceptan sin chistar el silencio de Macri al respecto.

"Es un tema que tiene que resolver él, porque tiene que ver con las disputas internas dentro de su partido. Nosotros no podemos interferir", coincidieron ayer De Narváez y Solá.

Es que buena parte de la dirigencia de Pro insiste, al igual que Michetti, en que las elecciones sean desdobladas -con la vicejefa de gobierno a la cabeza de la nómina de legisladores porteños- para "asegurar la ciudad" y apuntalar la presencia macrista en la Legislatura. Pero otro sector del partido considera que si Macri pretende tener proyección nacional con vistas a las elecciones presidenciales de 2011, debe jugarse el todo por el todo en las elecciones nacionales de octubre.

Por lo pronto, y hasta tanto esto se defina, en el Congreso las tres fuerzas decidieron comenzar a trabajar en conjunto como interbloque. Si bien aún no se formalizó, el espacio promete convertirse en la segunda fuerza en la Cámara de Diputados, con unos 32 legisladores. Tercero quedaría el radicalismo, con 24.

"Sumamos un número interesante, que podría ser superior si se incorporaran nuevos kirchneristas desencantados", se entusiasma Enrique Thomas (Unión Peronista).

El interbloque estará integrado por el PJ disidente, el Frejuli (que responde a los puntanos Rodríguez Saá) y Pro. Su primera demostración de fuerza se verá el próximo martes cuando, junto con el resto de las bancadas opositoras, convoquen a una sesión especial para debatir el problema del campo.

Comentá la nota