Macri mandó a su hermana Sandra a silenciar a su marido

El jefe porteño viajó ayer a España y dejó unida a la pareja, para que no le compliquen la gestión. El plan: salir rápido del "Watergate porteño"
Hacer que su cuñado, el para-psicólogo Néstor Leonardo, baje los decibeles frente a la Justicia, y sobre todo la prensa, fue otro de los pasos que dio sobre la marcha el jefe de Gobierno porteño, Mauricio Macri, para evitar que un culebrón familiar se cuele en la causa que en el tercer piso de los tribunales de Comodoro Py se conoce como el "Watergate porteño".

Esta semana el líder de PRO terminó de tallar en secreto la estrategia para menguar el avance de la mediática causa que llamativamente avanza a un acelerado ritmo, tiempos que condicen más con coyunturas políticas que con el típico andar de la Justicia.

Macri tomó conciencia de que la causa por espionaje ilegal podía estallarle en la cara cuando un ex comisario de su máxima confianza lo destrató frente a dos de sus principales funcionarios: "Mauricio, esto es política. ¿Qué pensabas que era? Vos aprendiste a andar en bicicleta en el balcón de un departamento". La reunión donde el líder del PRO escuchó las críticas fue poco después de que el juez federal Norberto Oyarbide detuviera al espía todo terreno y funcionario porteño Ciro James.

La tardía estrategia que ya comenzó a tejer Macri tiene tres ejes: comunicacional, judicial y de oxigenación de Gabinete:

*El ministro de Justicia y Seguridad, Guillermo Montenegro, dejará de salir a frenar las estocadas que lanza la prensa sobre el tema. Los escuderos del jefe de Gobierno en la Legislatura porteña, los legisladores Christian Ritondo y Martín Borrelli, ya no recibirán más letra para defender al Gobierno porteño sobre el caso de las escuchas. Con la menor exposición posible, será el propio Macri quien salga a la palestra.

*A través del procurador general de la Ciudad de Buenos Aires, Pablo Tonelli, el Gobierno porteño insistirá en la Justicia con la hipótesis de que James era un "topo" de la Policía Federal que intentó ingresar a la Policía Metropolitana para embarrar a Macri. La estrategia apunta al Gobierno nacional.

*Los estrategas de Macri diseñan el relanzamiento de la gestión PRO y se prepara el recambio de Gabinete. El ministro de Educación Mariano Narodowski está primero en la lista de los que deberán dejar su cargo (Ver pág. 12.). La permanencia del desgastado Montenegro siempre es una duda.

La familia unida. Hacía tiempo que Sandra Macri no veía a su marido. Los vecinos del barrio El Martillazo, una zona de Ituzaingó que apenas bordea la clase media, aseguran que el cuñado del jefe de Gobierno porteño vive solo y que hace tiempo está separado.

Sin embargo, cuando Néstor Leonardo fue hospitalizado después de que el miércoles dos supuestos asaltantes le pegaron un tiro en su mano izquierda, Sandra fue una de las primeras en llegar al hospital San Juan de Dios. Algo estaba comenzando a cambiar.

Inmediatamente después de que el juez Oyarbide le notificó que su celular había sido intervenido por el escurridizo James, Leonardo apuntó a su suegro: el multimillonario empresario Franco Macri. No sólo responsabilizó al jefe del clan Macri, sino que también lo relacionó a Mauricio. "Los dos tienen interés de que yo desaparezca de la familia", había dicho el parapsicólogo.

Antes del disparo, el jefe del Gobierno porteño se comunicó en dos oportunidades con Leonardo. Pero fue Sandra la que terminó poniendo paños fríos.

Ayer, por primera vez desde que se casaron, los vecinos pudieron ver a Sandra en el barrio. Lo hicieron cuando ingresó junto a su esposo para comer empanadas. Nunca antes en El martillazo se habían visto tantos policías juntos, y Leonardo nunca pensó que uno de los policías que iban a designar para que lo cuide de civil, día y noche, es uno de los custodios del vicepresidente Julio Cobos.

Mientras el culebrón que incluye tiros, parapsicología, y espionaje tenía un final familiar feliz, el juez Oyarbide recibió ayer un nuevo informe de la Secretaría de Inteligencia (SIDE) con los nombres de más damnificados en el caso del "Watergate porteño". Y los jueces de Misiones siguen eludiendo al juez Oyarbide.

¿Quién es?

* Néstor Daniel Leonardo tiene 49 años, es parapsicólogo, y está casado con una de las herederas de la fortuna del empresario Franco Macri, Sandra Macri.

* Tardó siete años para casarse con Sandra y para que Franco aceptara compartir un almuerzo con él. Asegura que la relación con su suegro sigue sin ser buena.

* Tiene una hija que vive frente a su casa, en el barrio El Martillazo, en Ituzaingo, a cuatro cuadras de una villa. Leonardo vive en ese barrio desde hace 40 años.

* Los vecinos y sus amigos confiesan que la pareja del parapsicólogo y la hija del millonario fracasó hace casi un año y que están separados. Leonardo lo desmiente.

Comentá la nota