A Macri no le interesa la pelea interna peronista

Intenta reforzar Pro para su proyecto 2011
LA PLATA.- Habló del futuro, pero no del propio. El jefe de gobierno porteño, Mauricio Macri, evitó referirse a las consecuencias que el proyecto de reforma política anunciado por el Gobierno podría tener sobre sus aspiraciones presidenciales de cara a 2011, al tiempo que tomó distancia de la pelea que, puertas adentro del Partido Justicialista (PJ), comienza a tejerse entre los ex presidentes Eduardo Duhalde y Néstor Kirchner.

Ayer, luego de encabezar en esta ciudad el acto de lanzamiento del movimiento Jóvenes Pro bonaerenses, Macri fue muy escueto al ser consultado por la prensa sobre la posibilidad de que la reforma política pueda quitarle espacio para ser candidato a presidente en 2011. "Estamos estudiando [la reforma] todavía", se limitó a contestar el jefe de gobierno porteño.

A pesar de que en El Teatro, de la ciudad de La Plata, no faltaron carteles con la leyenda "Macri 2011", el jefe de gobierno porteño trató de esquivar todas las preguntas que iban dirigidas a sus chances de ocupar la presidencia.

Al ser consultado por la posibilidad de que su partido aproveche una eventual pelea interna entre Duhalde y Kirchner; Macri respondió: "Nosotros nos vamos a concentrar en lo nuestro y alejarnos de toda pelea".

Acompañado por el secretario general del gobierno porteño, Marcos Peña, el presidente del bloque de diputados provinciales de Pro, Jorge Macri, y el diputado nacional Christian Gribaudo, el mandatario prefirió centrar su discurso en la participación de los jóvenes en la toma de decisiones públicas, aunque no se olvidó de criticar a los políticos "oportunistas".

Y hasta deslizó una frase para la polémica. El jefe de gobierno porteño sorprendió al decir que "en los últimos años", la política no fue liderada por "el sector que tuvo acceso a la mejor educación".

Comentá la nota