Macri habló de avances con el PJ disidente

Superada la crisis del pasado fin de semana en la alianza entre el PRO y el peronismo disidente (se recuerda que Felipe Solá dijo que había "problemas de fondo" entre los aliados), Mauricio Macri, hasta ahora silencioso, ayer volvió a la escena política-partidaria: confirmó que "hubo avances" en las negociaciones por los preciados lugares de las listas de Unión-PRO, y ratificó la posible candidatura de Gabriela Michetti a diputada nacional.
"No tenemos otra espada tan buena" como Michetti, dijo Macri, al argumentar por qué insiste con llevar a su vicejefa al parlamento nacional. "Tenemos que ver cuál es la forma de lograr más peso en el Congreso para que los porteños sean respetados", afirmó.

El jefe de Gobierno mostró satisfacción por uno de los puntos recientemente acordados con sus aliados Francisco de Narváez y Felipe Solá. Se trata del tercer lugar de la lista a diputados nacionales, puesto que sus socios ya le habían reservado a Claudia Rucci, hija del asesinado líder cegetista José Ignacio Rucci. "Estamos discutiendo a ver quién será (la candidata del PRO). Seguramente será alguien que está en el área social".

Macri también dejó en claro su posición respecto a la iniciativa kirchnerista denominada "candidaturas testimoniales": "No creo en las candidaturas testimoniales, yo no voy a ser candidato a nada. No voy a perder un minuto haciendo campaña", respondió.

Comentá la nota