Macri formaliza a los cartoneros: uniforme, obra social y jubilación

Antes de fin de año habrá 600 cartoneros con credencial oficial, uniforme y logística provista por el Gobierno.
Se les dará una tarjeta magnética para que puedan cobrar $ 200 de “incentivo” aquellos que respeten las nuevas normas PRO: no trabajar con menores, no ensuciar las calles al romper las bolsas y respetar los horarios. Además, les darán obra social para el grupo familiar, se los incribirá en la AFIP como monotributistas y hasta se les pagará la jubilación. El Gobierno promete, incluso, que subvencionará el precio del cartón (en caída por la crisis) para que ninguno gane menos que hoy.

Finalmente, el Gobierno logró reciclar a los cartoneros. Reconvertidos en “recuperadores urbanos”, unos 300 recibirán este jueves su primera tarjeta magnética para que, totalmente blanqueados, comiencen a cobrar $ 200 por mes como incentivo siempre y cuando se comprometan a no trabajar con menores y a no desparramar basura por las calles.

Si no fallan los cálculos oficiales, antes de que termine el año habrá cerca de 600 cartoneros totalmente formalizados que ayudarán al jefe de Gobierno, Mauricio Macri, a limpiar la veredas y a acopiar la mayor cantidad de material reciclable (cartón, vidrio y plástico) necesario para aspirar a cumplir las exigencias de la Ley de Basura Cero.

Además, se les proveerá de uniforme –ya hay unos 250 usándolo–, camiones con el logo del Gobierno porteño que los llevarán y traerán hasta la Provincia (el 70% vive allí) y se invertirán $ 30 millones en pagarles obra social a todo el grupo familiar.

El ministro de Espacio Público, Juan Pablo Piccardo, confirmó a PERFIL que antes de que termine diciembre 600 recuperadores estarán inscriptos como monotributistas en la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) y el Gobierno se hará cargo de los “aportes” y de la jubilación.

Esta semana el Ministerio confirmó que el objetivo es que para 2009 haya en total 2 mil cartoneros formalizados; por tal motivo, se destinarán 102 millones de pesos del Presupuesto 2009 de todo Espacio Público.

También se invertirán 24 millones en transporte, 12 en la construcción de centros para clasificar y procesar los residuos reciclables (centro verdes), 30 entre logística y camiones y 6 millones más en uniformes, guantes y pecheras.

“Uno de los principales beneficios del plan es que no se van a ver más cartoneros y chicos colgados de camiones desvencijados”, ilustró Piccardo y explicó que habrá una flota de camiones que los transportará a los grandes centros de reciclado a ellos, sus cartones y sus carritos, estos últimos también provistos por el Gobierno (ver fotos).

Cartoneros PRO. El Gobierno creó además la figura de “responsable de grupo”, un empleado oficial que se encargará de controlarlos y de hacer cumplir el flamante “manual de operaciones”.

Hasta ahora, los cartoneros PRO (con uniforme y credencial) sólo acopian material en algunos domicilios céntricos y focalizan su labor en los “grandes generadores”: hoteles, comercios y edificios de oficinas que generan el 90% de los residuos porteños.

Pero a partir del año que viene la idea es proyectar el modelo en barrios como Belgrano, Caballito, Recoleta, Palermo y Balvanera, y paulatinamente cubrir toda la Ciudad.

“Creo que la formalización va funcionando, aunque despacito. Esta gestión agarró todo lo que estaba mal hecho y lo mejoró”, sorprendió Cristina Lescano, coordinadora de El Ceibo, cooperativa que agrupa 56 recuperadores urbanos.

Lescano explicó que se encuentran en negociaciones con el ministro para que Macri subvencione la caída abrupta del precio del kilo de cartón (por la crisis), que hace tambalear la fuente de trabajo de muchos de ellos.

Hoy el kilo se vende a $ 0,25 y el año pasado costaba el doble. Por eso bajaron los ingresos de

$ 1.200 mensuales a menos de $ 700, merma que el Gobierno asegura cubrir con todos los beneficios mencionados. Y además, juran tener un as bajo la manga: “Si sigue bajando el precio, vamos a subvencionarlo para que el kilo no baje de los $ 0,30 y ninguno piense en abandonar su trabajo”, prometió Piccardo.

Comentá la nota