Macri festeja el "batacazo" en la Provincia y ya piensa en 2011

El jefe de gobierno porteño, Mauricio Macri, celebró el "batacazo" que Unión-PRO logró ayer en la provincia de Buenos Aires y afirmó que hoy "comienza una nueva etapa" en Argentina. Por su parte, Francisco De Narváez aseguró que el gobernador y también candidato bonaerense por el Frente Justicialista para la Victoria, Daniel Scioli, lo llamó para "felicitarlo" por su triunfo.
"Basta de mensajes cargados de resentimiento. Comienza una nueva etapa en la Argentina. El oficialismo debería reflexionar seriamente acerca del mensaje que recibió" con los resultados de ayer, afirmó Macri esta mañana, en conferencia de prensa en la sede del gobierno porteño.

Por otra parte, sostuvo que "sería bueno que llegue" un llamado de la presidenta Cristina Kirchner, tras la jornada electoral, ya que supondría "un cambio de actitud" del Gobierno, y que "hay una agenda muy rica en la ciudad, con muchos casos por resolver".

En ese sentido, instó a que "lo de ayer sea una bisagra para el oficialismo y cambie la forma de relacionarse con los diferentes distritos".

Además, anunció que "el PRO va a trabajar para ser una alternativa seria a nivel nacional" luego del triunfo de Gabriela Michetti en la Capital Federal.

Macri consideró que, en la transición que se avecina hasta que asuman los legisladores electos, en diciembre próximo, "nos cabe una mayor responsabilidad a todos aquellos que hemos recibido el apoyo de los argentinos" en las urnas.

"El rol de la oposición va a ser muy importante y tiene que empezar a partir de hoy" aseveró Macri, quien recordó que "varios proyectos están en la mesa" entre los que citó "derogar los superpoderes" y "los temas del campo".

"Este es un fuerte llamado de atención a los que están gobernando", reiteró Macri, sobre el significado de los resultados registrados ayer.

Francisco De Narváez dijo, en diálogo con la prensa en la puerta de su casa de Barrio Parque, que "el gobernador Daniel Scioli me llamó para felicitarme por el triunfo y yo le agradecí el gesto. Le transmití mi intención de colaborar con el gobierno en la resolución de los temas pendientes".

"Me parece que ambos hemos recibido de la gente un mensaje y trabajaremos en conjunto para representar, precisamente, esta forma de hacer política que ganó ayer", expresó.

También dijo que le manifestó "la vocación que tenemos todos nosotros de colaborar a que la gobernación encuentre nuevamente el rumbo de resolver los problemas de la provincia de Buenos Aires".

De Narváez, uno de los grandes vencedores de la jornada de ayer, tras superar al ex presidente Néstor Kirchner, ratificó que no tiene "vocación" para ser presidente en 2011, y que su "aspiración" es "ser gobernador".

El diputado electo precisó, por otra parte, que le reclamó a Scioli "aclare hoy mismo" si asumirá la banca de diputado para la que se postuló en segundo lugar, detrás de Kirchner, o si seguirá al frente del Ejecutivo provincial.

Comentá la nota