Macri enfrenta el dilema más inesperado

Por Fernando Gonzalez

Pavada de dilema el que enfrenta Mauricio Macri. Su posición pública a favor del matrimonio gay lo enfrenta al cardenal Jorge Bergoglio, el ideólogo de la Iglesia que suele cautivar con sus conceptos a buena parte de los integrantes de la oposición, incluyendo a la vicejefa de gobierno macrista, Gabriela Michetti. Y el mismo que enardece tal vez como ningún otro dirigente al matrimonio Kirchner.

Al igual que lo sucedido con aquella batalla contra Raúl Alfonsín por la ley de divorcio en la década del ‘80, en el debate por el matrimonio gay la Iglesia se abroquela en torno a sus sectores más conservadores. Las diferencias entre obispos como Bergoglio o monseñor Héctor Aguer desaparecen y la jerarquía católica se defiende con argumentos dogmáticos.

Daniel Scioli aprovechó la oportunidad y salió a diferenciarse de Macri aclarando que prefiere el matrimonio entre hombres y mujeres. No es una situación sencilla para el jefe de gobierno porteño en medio de las complicaciones que enfrenta por los casos de espionaje en la Policía de la Ciudad. Por eso, deberá extremar sus dotes políticas para sostener sus ideas en torno al reclamo de una minoría que viene siendo aceptado por otras sociedades sin destrozar el vínculo privilegiado que tiene con la dirigencia católica.

Comentá la nota