Macri efectivizó a 17.000 empleados

De este modo, los agentes estables porteños serán 135.000; la incorporación comenzará, paulatinamente, desde el 1° de enero
El jefe de gobierno porteño, Mauricio Macri, pasó a la planta permanente de empleados de la administración pública local a 17.000 agentes que estaban contratados en diferentes reparticiones.

La decisión fue producto de un acuerdo con el mayor gremio estatal del distrito: el Sindicato Unico de Trabajadores del Estado (Sutecba), que conduce Amadeo Genta.

La incorporación se producirá en forma efectiva, paulatinamente, desde el 1° de enero próximo. De este modo, a pesar de las promesas de achicar el Estado lanzadas por Macri durante la campaña electoral de 2007 y ratificadas a poco de asumir el cargo, los empleados públicos de planta permanente pasarán de 118.000 a 135.000.

Hace dos años, el entonces jefe de gobierno electo había estimado que la administración pública tenía unos 20.000 ñoquis, en referencia a empleados contratados. Hoy, y luego del acuerdo con el gremio, los funcionarios de Macri dicen que redujeron 9000 cargos públicos como consecuencia de algunos ceses de contratos, de jubilaciones y del blanqueo que produjo un censo.

"Nos pone muy contentos poder hacer este anuncio, que es parte de un proceso en el que venimos trabajando desde hace mucho tiempo para recuperar el prestigio y la calidad del empleo público", dijo Macri.

El jefe de gobierno se refirió con ello al censo por el que se determinó la cantidad de empleados y a los cursos de capacitación que se realizan para reasignar tareas en dependencias oficiales.

Según el acta firmada ayer con los gremios durante un acto para el que no se convocó a la prensa y que duró unos pocos minutos, los empleados deberán superar una evaluación de desempeño y, luego, formarán parte de la carrera administrativa, por instrumentarse.

Genta agradeció la decisión del gobierno: "Es muy auspicioso haber llegado a una solución que garantiza la estabilidad de 17.000 trabajadores", dijo.

A su turno, el ministro de Hacienda, Néstor Grindetti, destacó: "Estamos dando un paso adelante para terminar con la precarización laboral y para que la ciudad deje de tener empleados de primera y de segunda. Seguiremos evaluando el rendimiento de todo el personal del gobierno". En ese sentido, el funcionario señaló: "Además de la estabilidad laboral, nos interesa jerarquizar a los empleados de la ciudad y recuperar el premio al mérito y al esfuerzo".

"Empleo temporario"

Los contratados que serán incorporados trabajan actualmente con la modalidad establecida como "empleo temporario", fijada en los contratos 948 y 959, suscriptos por Aníbal Ibarra y por Jorge Telerman, respectivamente.

La semana pasada, durante su exposición en la Legislatura, Grindetti había anticipado que se incorporarían los contratados al plantel de empleados. En esa oportunidad, dijo también que no está previsto un aumento salarial para el año próximo.

Según las cifras que brindó el ministro, el gasto en salarios para 2010 ascenderá a $ 8787 millones sobre la base de los sueldos de diciembre y teniendo en cuenta un presupuesto general de 17.457 millones de pesos. Es decir, se destinará a salarios el 50,3 por ciento. "Esta medida no representará un mayor costo fiscal", explicó el funcionario.

Durante el gobierno de Macri, poco a poco los representantes de los trabajadores fueron ganando espacio. A pocos días de asumir Macri, los gremios realizaron un paro ante la rescisión de 2000 contratos de empleo público. En aquella oportunidad, la Justicia ordenó reincorporar trabajadores. Finalmente, fueron 1500 los dados de baja.

En abril de este año, cuando el censo arrojó que la ciudad tenía unos 124.000 empleados, se detectaron cientos de casos con graves irregularidades. Y unos 6000 no fueron a retirar las tarjetas magnéticas con las que los agentes cobran el salario mensual (se presume que no cumplían las funciones por las que recibían una paga). De esa depuración quedaron 118.000, según las cifras oficiales, a los que ahora habrá que sumar los 17.000 agentes incorporados.

Comentá la nota