Macri desdobló la elección y los porteños deberán votar dos veces

Macri desdobló la elección y los porteños deberán votar dos veces
Anunció que los comicios para legisladores de la Ciudad serán el 28 de junio.
Jugar donde se pueda ganar. Sin arriesgar. Los principios se incorporaron hace algunos años al manual político de Mauricio Macri. Alguien se lo recordó esta semana y fue un motivo adicional para que comenzara a dejar de pensar que el mejor escenario para PRO era unificar las elecciones porteñas con las nacionales. Una vez más, Macri se aferrará casi con exclusividad a defender su distrito. La elección ya tiene fecha. Será el 28 de junio y el objetivo está más que claro: el macrismo buscará tener mayoría en la Legislatura para afrontar sin obstáculos los últimos dos años de gestión.

Como anticipó ayer Clarín, este año los porteños deberán ir a las urnas dos veces. Macri aún no decidió qué hará en octubre, cuando se elijan diputados nacionales. Ni siquiera dio pistas. Pero, como contrapartida, está casi confirmado que Gabriela Michetti será su carta para las legislativas de la Ciudad. La vicejefa pedirá licencia para dedicarse a la campaña y luego le dirá adiós a su despacho para liderar el espacio en la Legislatura.

Macri tuvo una mañana agitada. Se levantó muy temprano y pidió que convocaran de urgencia a todos los ministros, legisladores y funcionarios clave de la gestión al Salón Blanco del Gobierno. La mayoría se había ido a dormir el miércoles sin conocer la decisión. Las posturas estaban tan divididas y el final parecía tan cerrado que muchos de ellos se divirtieron cruzando apuestas.

Macri usó menos de cinco minutos para decirles lo que había resuelto. Los argumentos a favor y en contra del desdoblamiento habían sido discutidos largamentedurante todo el verano. Vio caras felices y de las otras. Luego, bajó velozmente por las escaleras y enfrentó los micrófonos.

"La idea es que nos den un espacio separado de discusión porque las agendas son distintas. La calidad de vida diaria depende del gobierno de la Ciudad y nos parece bueno que discutamos si todas las reformas que hemos iniciado, en todos los campos, son las que la gente quiere y las mejores que uno puede tener", dijo. Estaba sereno. Raro en él, nadie se sentó a su lado. Sólo tenía un ayuda memoria escrita en computadora.

No le hizo falta mirar el apunte. Hubo varias preguntas, pero no dijo más que lo que tenía pensado decir ni abundó en frases largas. "Estoy aquí como jefe de Gobierno comunicando una decisión institucional, lo partidario quedará para otro momento", se escapó cuando le insistieron sobre el nombre de los aspirantes a las bancas de diputados nacionales y porteños. También adelantó que le pidió a sus legisladores que busquen acelerar el proceso para que se vote con boleta única.

"Para octubre falta una eternidad", contó un legislador macrista confidente del líder de PRO, exultante con la decisión. "Vamos a apostar todo a la Ciudad", añadió, como si hiciera falta. Es que en junio se renovarán 30 bancas, la mitad del recinto. El macrismo pone en juego 11 y necesita sacar más del 50 por ciento de los votos para obtener los 16 lugares que le garantizarían mayoría propia.

"No es fácil, tampoco imposible. Pero lo que sí es evidente es que la única que nos garantiza una muy buena performance es Gabriela y Mauricio lo sabe", dijo a Clarín un michettista que ayer celebró la decisión en un cruce telefónico con la vicejefa, que está de vacaciones con su familia en Guatemala.

"Perdimos, ¿no?", preguntó uno de los dirigentes que suele decir, irónicamente, que para que Macri pelee las presidenciales en 2011 no basta con arreglar baches y mejorar las plazas. La sensación de derrota cubrió a casi todos los diputados de PRO y en especial a los socios de Macri en la Provincia, Felipe Solá y Francisco De Narváez. Macri se había reunido con ellos el miércoles y no les había dicho ni una palabra de la movida que tenía pensada para el día después. Desde los entornos de los diputados ayer no ocultaron la bronca. Ambos se ilusionaban con salir en tren proselitista con Michetti. Pero la vice no quiere saber nada con ir al Congreso y hasta habría tenido un cruce con Macri cuando tocaron el tema a solas. Ahora para ese puesto suena Marcos Peña, el secretario de Gobierno.

Comentá la nota