Macri: "Con los demás líderes de la oposición hay que empezar a corregir problemas de cara al 2011"

El jefe de gobierno de la Cuidad aseguró que "en 2010 se abre una posibilidad de mensaje de entusiasmo y esperanza. Debemos transmitir cambios en la política". Destacó que "este país no puede estar destinado al fracaso, hay una Argentina que espera"
El jefe de gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, Mauricio Macri señaló respecto a las críticas recibidas en los últimos días que "la gente nos eligió para ser un gobierno innovador de transparencia y eficacia. Somos un gobierno transparente y la eficacia es perfectible".

Remarcó que "acá faltaba mucho porque veníamos de años de desidia y falta de gestión y cambiar eso no se hace sin dificultades y fallos. Nuestros errores no son irreversibles, no hacen daño si aprendes de ellos que es lo que hacemos nosotros".

Y aclaro de inmediato que "diferente es lo que hace el oficialismo que profundiza el modelo. Nosotros en dos años hicimos más que en los últimos diez a pesar de la ferocidad de los ataques. Si nos atacan así, ¿no será por miedo?, nos matan por nuestra buena gestión".

Macri señaló además que "la sociedad no quiere más la confrontación. La gente tiene una actitud prudente. Hay mucha gente que recién ahora empieza a opinar, hay mucho escepticismo".

En cuanto al funcionamiento del Pro, el jefe de gobierno aseguró que "las coincidencias están por encima de los personajes. Hay que trabajar en las coincidencia dejando de lado las personalidades. El país tiene una potencia gigantesca".

Y en relación futuro de la Argentina afirmó "va a depender mucho del gobierno. El campo esta bien, la cosecha también y los números van a estar bien también. Además por el exceso de dinero, nos van a financiar el mundo".

Sin embargo aclaró que "se deben corregir el control de gastos como el fútbol o aerolíneas. Sino se corrige la locura del despilfarro y no se vuelve ser austero vamos a tener problemas".

Para finalizar y sobre la renuncia de Abel Posse remarcó "él renunció, decidió irse. Me planteó que el nivel de agresión que recibía fue muy alto de parte de los gremios y la oposición y porque pensaban diferente con el ministro, los gremios no iban a comenzar las clases".

Comentá la nota