Macri se defendió de los daños causados por la caída de árboles

El jefe de gobierno reconoció que hay "atraso" en este tema, pero destacó que ya se realizaron 100.000 podas; "Es más de lo que se hizo en una década", agregó
La caída de más de cien árboles como consecuencia del temporal desatado esta madrugada puso otra vez en la mira el lugar reservado a las tareas de poda y mantenimiento impulsadas por el gobierno porteño en distintas zonas de la ciudad durante los últimos años.

El jefe de gobierno porteño, Mauricio Macri, se refirió a este problema y adujo que con la intensidad que alcanzó el viento ayer, "los árboles no aguantan". Y expresó que, afortunadamente, en el momento que cayó la lluvia no había demasiada gente en las calles.

En el marco de las reiteradas críticas lanzadas por vecinos de distintas zonas sobre la falta de mantenimiento de los árboles en las veredas y calles, Macri, que calificó al fenómeno de "tremedo", se defendió al sostener que se está trabajando con el trabajo de arbolado en las calles desde que comenzó la gestión. "Ya llevamos más de 100.000 árboles podados o reemplazados porque estaban podridos".

"Es más de lo que se hizo en los últimos diez años. Sobre medio millón (de árboles), había un nivel de abandono muy pero muy grande", enfatizó en declaraciones a Radio Continental.

No obstante, el recuerdo del caso de Zahira Morales, la pequeña de seis años que hace menos de un mes sufrió una fractura y hundimiento de cráneo cuando un árbol cayó sobre su cabeza mientras jugaba en la plaza Almagro, sigue vivo en la opinión pública. Al igual que los reclamos de los vecinos del barrio que oportunamente habían advertido sobre el preocupante estado de los árboles de la zona.

Reclamo de vecinos. Macri indicó que para subsanar "el nivel de atraso que la ciudad tiene en este tema" y evitar riesgos de caída, el gobierno porteño está avanzando en la elaboración de una lista de expertos a los que los vecinos podrán contratar directamente para la poda de los árboles en la vereda.

Aclaró que el servicio debe ser pagado por los propios vecinos, pero argumentó que ello les permitirá prevenir accidentes.

"Es una forma de tratar de facilitar el tema porque la poda de un árbol puede valer 200 o 300 pesos, pero para un consorcio no es tanta plata y se resuelve un problema", justificó.

Comentá la nota