Macri decidió que la Ciudad no adhiera al blanqueo de capitales.

En el Gobierno porteño dicen que así se estaría premiando a los incumplidores.
El contribuyente porteño que evaluó la posibilidad de traer dinero no declarado desde el exterior (o de su colchón) para incorporarlo al circuito legal, sin que el Estado lo castigue, deberá esperar otra oportunidad. Como adelantó Clarín en diciembre, el Gobierno porteño confirmó que no adherirá a la ley de blanqueo de capitales y moratoria impositiva, impulsada por el gobierno kirchnerista, y que a partir del 1° de marzo instrumentará la AFIP. "Por principios, nos oponemos a cualquier política de blanqueo de capitales o moratoria", afirmó a este diario Néstor Grindetti, ministro de Hacienda de Mauricio Macri.

El funcionario porteño aclaró que para implementar un mecanismo de blanqueo de capitales, se necesita la sanción de una ley por parte de la Legislatura local. "¿El Ejecutivo va a enviar una ley? Por supuesto que no", reafirmó el Grindetti.

La negativa del Gobierno porteño contrasta con la decisión adoptada por otras administraciones provinciales. Se sabe que las oficialistas Buenos Aires, Mendoza, Tucumán y Chaco aceptaron adherirse, mientras que San Juan y Santa Cruz se encaminan en la misma dirección. San Luis y la Ciudad de Buenos Aires, dos distritos gobernados por fuerzas opositoras, dijeron que no. Grindetti, al igual que Horacio Rodríguez Larreta, jefe del Gabinete macrista, negaron que el rechazo de la ley nacional obedezca a cuestiones políticas.

"No estamos de acuerdo con estos instrumentos. El blanqueo de capitales y las moratorias son herramientas que destruyen la cultura tributaria y premian al incumplidor", argumentó Grindetti. También calificó a la iniciativa auspiciada por el gobierno de Cristina como "un jubileo total".

"Si de pronto aparece un dinero en la cuenta bancaria de un contribuyente porteño, sencillamente se le va a aplicar la alícuota del 3% que corresponde a ingresos brutos", ejemplificó Grindetti.

Para incrementar fondos de Estado, hasta ahora el Gobierno porteño impulsó subas o actualizaciones impositivas.

El gobernador bonaerense, Daniel Scioli, ya dijo que se "le va a compensar el 1% a todos los que traigan la plata del exterior y aquellos que la saquen debajo del colchón o de las cajas de seguridad y que destinen esos recursos a obras productivas y a inversiones en ladrillos".

El titular de la AFIP, Ricardo Echegaray, en una jornada organizada por la Cámara Argentina de Comercio, puso de relieve la importancia de la confidencialidad de los datos de las empresas y particulares que decidan blanquear capitales. "Se va a hacer un muy fuerte hincapié en garantizar el secreto fiscal", aseguró.

Comentá la nota