Macri concede más a la oposición hoy por deuda

Promete rever todas las grandes obras y pide $ 1.900 millones
Los legisladores del antimacrismo tuvieron ayer al menos dos motivos para arrogarse influencia sobre las decisiones de Mauricio Macri. Uno fue la renuncia del jefe de Policía, que siguieron festejando considerándolo un triunfo propio (ver nota aparte), y otro es que el reclamo por una declaración de certeza sobre modificaciones en las prioridades presupuestarias tuvo un anticipo de boca del jefe de Gabinete de la Ciudad, Horacio Rodríguez Larreta.

El funcionario debió salir a dar seguridad acerca de que la administración macrista dará de baja la licitación para el Parque Central Norte, que proyectó en la zona del barrio de Recoleta como producto de la fusión de plazas. Pero además Rodríguez Larreta les aseguró a los diputados que discutirán el resto de los emprendimientos que tildan de «faraónicos». Luego, el jefe de Gabinete hizo el pedido: «Que la oposición acompañe el cambio en el sistema financiero para este año, de manera de poder continuar con los proyectos en marcha».

Todo para un día que será clave para las finanzas del Gobierno porteño y la definición del Presupuesto 2010, ya que está previsto que el endeudamiento sea votado hoy en el recinto.

Los bloques opositores, durante mesas de diálogo a las que convocó Macri, habían planteado que para aprobar la generación de deuda era necesario que se dejaran de lado obras que no consideraban prioritarias, y durante la semana salieron a reclamar en ese sentido.

Ahora, según el jefe de Gabinete, se debatirán otros proyectos. Entre ellos está la licitación de un túnel bajo la 9 de Julio, que, como el parque, está a cargo de la estatal AUSA (Autopistas Urbanas) y por eso no pasaron por la Legislatura, y también la construcción de un centro cívico en Barracas.

Todos esos gestos descomprimieron el debate del proyecto de endeudamiento en la comisión que preside Álvaro González, quien logró el despacho de mayoría la semana pasada.

Sin embargo, los pocos votos que le faltan al macrismo para sancionar la norma aún no están asegurados.

Enrique Olivera (Coalición Cívica), por caso, quiere que se especifique a qué se destinará el dinero y qué obras se hicieron consumiendo mayores partidas que las previstas.

Por cierto, la ley a debatirse es un reacomodamiento de la deuda que pidió Macri el año pasado, más la posibilidad de emitir Letes por $ 300 millones excediendo el ejercicio financiero.

El mentado FOISO (Fondo para Infraestructura) nunca se conformó ante la imposibilidad de emitir esos bonos por $ 1.604 millones, ya que no había condiciones y el Gobierno nacional no autorizó tampoco la colocación. Ahora la administración macrista dice que igualmente utilizó $ 690 millones de otras partidas para la reparación de escuelas y hospitales que imponía el fondo. Por eso pide que la Legislatura autorice a pagarles con bonos a los contratistas de obras y servicios por esa misma suma y en dos años. Entre los fundamentos de la norma se asegura la «imposibilidad del acceso a los mercados de crédito internacionales dado el actual contexto de crisis económica y financiera global».

Se agregan los $ 300 millones para emitir Letras del Tesoro a plazos a un plazo máximo de hasta un año de su fecha de emisión que no deban cancelar en el mismo ejercicio y se reconviene el FOISO por $ 914 millones.

«Daremos intervención a la oposición para recoger su opinión en otras obras de envergadura», sostuvo Rodríguez Larreta para conformar más a los legisladores.

De todos modos, como en el proyecto de ley se establece que el fondo pasa de $ 1.604 millones a $ 914 millones, otra vez queda supeditado a que el Gobierno nacional dé el aval para una nueva emisión de bonos.

«Lo que le pedimos al Gobierno es política, que se fijen prioridades y si no hay plata y están en rojo, como nos dijeron, que no programen obras innecesarias porque sería mejor terminar los subtes», explicó Diego Kravetz, ahora titular del bloque Identidad Porteña.

Olivera insistió con que la Coalición Cívica no sabe si apoyará la medida y que antes espera que «nos den detalle de qué se va a pagar».

La iniciativa será considerada hasta último momento antes de ingresar al recinto, ya que el bloque PRO, que conduce Oscar Moscariello, pretende que llegue al debate con un acuerdo seguro de votos. Por eso anoche mismo se seguían estudiando detalles que posibiliten el permiso de deuda, que será esencial para el plan de obras del año próximo.

Comentá la nota