Macri compensa caída de Ingresos Brutos con venta de terrenos en la zona más cara

Las dificultades políticas que encuentra Mauricio Macri para aumentar algunos impuestos, como Ingresos Brutos, lo fuerzan a soluciones novedosas. Arremete ahora con un viejo proyecto: vender tres predios que son propiedad del Gobierno porteño en uno de los barrios más caros de la Capital Federal.

Por: Patricia García

Están en Catalinas, cerca de Puerto Madero, y saldrán a la venta para recaudar una suma cercana a $ 60 millones (el doble de lo que buscaba con un impuesto al consumo) que tienen destino expreso: elevar el presupuesto para el área educativa. La Legislatura, que le niega el aumento fiscal que dice necesitar Macri, le tiene que votar la autorizaciónpara cambiar el destino urbanístico de esos lotes, donde se podrán construir tres torres.

Avenida Alem al 800. Es uno de los predios que el Gobierno porteño quiere subsatar con el fin de obtener dinero para aumentar la partida para Educación.

Mauricio Macri no renuncia a contar con fondos adicionales el año próximo, más cuando deberá resignar buena parte de lo que esperaba recaudar con nuevos tributos ante la negativa de la oposición a darle esa alternativa. Sorprenderá ahora a los desarrolladores inmobiliarios ofreciendo a la venta terrenos donde no hay actualmente suelo para construir y en una de las zonas más caras de la Ciudad, como es Catalinas. El proyecto está en discusión, ya tuvo correcciones del propio Gobierno porteño y prevé obtener cerca de $ 200 millones con el remate de tierras fiscales.

El jefe de Gobierno ya había presentado un proyecto para desafectar los inmuebles y rematarlos que no sólo recibió críticas de los bloques opositores, sino también de los desarrolladores. Es que sin un cambio de zonificación los lotes pueden llegar a venderse a bajo precio y consistir en un extraordinario negocio para el comprador que luego esté dispuesto a contar con paciencia para que se le apruebe el cambio de zona y poder construir con FOT libre, es decir sin límite de altura. O bien, sólo tendría como posible oferente a los actuales concesionarios del lugar.

Ante esa movida, el propio Macri envió esta semana el proyecto para cambiarle la zonificación a los lotes de Catalinas, iniciativa que se debatirá en la Comisión de Planeamiento Urbano. De aprobarse, el metro cuadrado de tierra tiene un valor por ahora incomparable al no existir oferta. Pero, los especialistas calculan que, como base, se puede hablar de u$s 600. El Gobierno porteño, con viento a favor de la economía, podría obtener varios millones de pesos. La cifra será volcada al área educativa, que sufrirá una baja presupuestaria el año que viene.

Macri, con el primer proyectode ley solicita permiso para desafectar del dominio público y subastar el predio de la avenida Alem al 815, en su intersección con Córdoba y con salida a la avenida Eduardo Madero.

Concesionado

El terreno, de la Ciudad, está concesionado a los gerenciadores del comercio, y el contrato deberá rescindirse. Allí, los desarrolladores calculan que, si la zonificación lo permite, se podría construir un hotel de 10.000 metros cuadrados, justo al lado del edificio Alem Plaza. Pero el segundo proyecto de Macri ofrece más que eso.

La ley pide el permiso también para la subasta de otros dos terrenos que están siendo utilizados como estacionamiento subterráneo. Rematar esos lotes, sobre la avenida Eduardo Madero al 1100, entre el edificio Catalinas y el hotel Sheraton, será más complicado. Ahí hay calles delimitadas que vienen a conformarel servicio de servidumbre, es decir, permitir el paso obligatoriamente donde no hay otra opción. Según arquitectos del ramo inmobiliario podría venderse el usufructo, teniendo en cuenta que cada cochera se alquila a un valor de $ 450 a $ 500 mensuales o a $ 7 la hora de estacionamiento.

En el segundo proyecto de ley, donde el Gobierno porteño solicita el cambio de zonificación, se aclara sin embargo que habrá un predio que quedará como espacio verde público.

Agrega que deberá dejarse 40% de superficie libre y que «la altura mínima de los edificios a construir será de 73 metros». En cambio, la altura máxima será de 150 metros y 100 metros de acuerdo a cada uno de los lotes. Por otra parte, los edificios podrán contar con una superficie de entre 40.000 y 60.000 metros cuadrados.

Negocios vedados

El proyecto de ley también señala qué usos no podrán tener «los edificios que se levantarán en la zona Catalinas Norte»: comercio mayorista, depósitos, industria, mercado, feria internada, clubes deportivos, oficinas fúnebres, hotel alojamiento, iglesias, entre otros.

Macri tiene apuro por conseguir la sanción de esas leyes, ya que quiere disponer de los fondos -si logra la subasta-el próximo año. De acuerdo con el proyecto de remate, «los ingresos provenientes de las enajenaciones se asignarán a las partidas correspondientes al Ministerio de Educación, con destino a las obras nuevas que se inicien a partir del ejercicio fiscal 2009», es decir para hacer escuelas.

Comentá la nota