Macri cede y designa a un jefe civil en la policía

Presionado por el escándalo del espionaje que involucra al ex empleado del gobierno porteño Ciro James, Mauricio Macri se aprestaba anoche a designar un nuevo jefe para la Policía Metropolitana, al frente de la cual designará a un civil.
Fuentes de alto nivel del gobierno de la ciudad afirmaron a LA NACION que el puesto fue ofrecido al diputado nacional Eugenio Burzaco y que éste lo aceptó. El legislador es uno de los referentes de Pro en materia de seguridad y su nombre había sido mencionado en 2007 para hacerse cargo del Ministerio de Justicia y Seguridad, puesto que finalmente recayó en el actual jefe de la cartera, Guillermo Montenegro.

Burzaco será secundado por el mismo subjefe que tuvo el cuestionado comisario Jorge Palacios, Osvaldo Chamorro, hasta ahora a cargo interinamente de la Jefatura de Policía. Chamorro resultó involucrado en el escándalo de Ciro James, actualmente detenido y acusado de realizar escuchas ilegales al dirigente judío Sergio Burstein y al empresario Carlos Avila. En el expediente, que instruye el juez federal Norberto Oyarbide, hay constancia de comunicaciones telefónicas de James -un ex policía federal- con Palacios y con Chamorro.

El gobierno porteño tomó esta decisión un día después de haber presentado una contraofensiva judicial, reclamando que se investigue al gobierno nacional y a la Policía Federal por un supuesto boicot a la fuerza local, mediante la infiltración de James.

Anoche, Macri acordó la decisión de designar a Burzaco -y éste aceptó- con su jefe de Gabinete, Horacio Rodríguez Larreta, y con el ministro Montenegro, luego de una serie de contratiempos que auguraban una crisis en el gabinete.

Fuentes del oficialismo confirmaron a LA NACION que Burzaco fue tentado la semana pasada por Rodríguez Larreta, a quien había instruido Macri. Burzaco, que según allegados a Montenegro mantiene una buena relación con el ministro, no confirmó entonces su aceptación, ya que no quería asumir el puesto sin saber si contaba con el apoyo del ministro del área.

Por otro lado, al quedarse fuera de esas conversaciones, Montenegro pensó seriamente en renunciar a su cargo: la elección de Burzaco a sus espaldas vino a cerrar una semana de conflicto entre el ministro y el jefe de gobierno por el escándalo de James, el espía ligado al comisario Palacios, que Macri se había empeñado en colocar al frente de la nueva policía, contra el criterio de Montenegro.

Reclamo opositor

También, contra lo reclamado por toda la oposición legislativa, que, ya desde la sanción de la ley de creación de la policía, venía exigiendo la designación de un civil al frente de la Policía Metropolitana. Tras el descubrimiento de que el espía James era empleado del Ministerio de Educación porteño desde 2007 y que luego había gestionado su ingreso en la policía local, los cuestionamientos recrudecieron.

Antes, los opositores habían forzado el alejamiento de Palacios, que abandonó su puesto en agosto pasado, luego de que el gobierno porteño quedó acorralado por las presiones de los familiares de la AMIA. Palacios estaba imputado, y tras su dimisión fue procesado, en una causa que investiga el encubrimiento del atentado terrorista en el que murieron 85 personas. Después, estalló la crisis por James, que todavía atraviesa el corazón del gabinete macrista, en medio de constantes rumores de renuncia de los ministros Mariano Narodowski (de Educación) y de Montenegro.

Ayer, pese a que en el entorno de Montenegro entendían que el ministro había salido fortalecido con la designación de Burzaco, otras líneas internas del macrismo insistían en que el funcionario se alejaría de su cargo en los próximos meses; incluso, hablaban de la posibilidad de que fuera reemplazado por Burzaco. Esta última posibilidad fue desmentida por personas que conocen bien al ministro de Justicia y Seguridad.

Por el momento, Burzaco llegará a la Jefatura de Policía porteña -un lugar clave desde el que deberá buscar acuerdos con la Policía Federal- con antecedentes de una relación tirante con el jefe de gabinete nacional, Aníbal Fernández.

El diputado fue uno de los interlocutores designados por el macrismo para negociar, en 2007, con la Casa Rosada el traspaso de la Policía Federal, que no prosperó. "Yo no sé quién es Burzaco. Sé que es un diputado, pero a mí nadie me dijo que tenía que recibirlo o que él iba a representar al ingeniero Macri", lo "ninguneó" Aníbal Fernández.

En el entorno de Montenegro descansaban anoche en que la llegada de Burzaco no sólo descomprimirá la crisis actual, sino que quitará exposición al ministro en futuros momentos de tensión.

EUGENIO BURZACO

Diputado nacional PRO

Profesión: licenciado en Cs. Políticas

Edad: 38 años

Origen: argentino

Histórico candidato a ministro de Seguridad del gobierno de Mauricio Macri, Eugenio Burzaco llegó a la política de la mano del actual mandatario porteño. Ingresó en el Congreso en la misma elección en la que Macri ganó su banca en 2005. Se especializó en temas de seguridad y contribuyó a organizar Pro en el distrito bonaerense. El 10 de diciembre próximo concluye su mandato como legislador nacional. Entre mediados del año pasado y las elecciones de junio último estuvo muy vinculado con la estrategia política de Francisco de Narváez y tenía esperanzas de renovar su banca.

Comentá la nota