Macri captó un tercio de los fondos que buscaba

En el mercado financiero, se comentaba ayer que hubo inversores que decidieron no participar a último momento y que el Banco Ciudad habría tenido un papel importante para tapar el bache
La primera incursión del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires por el mercado local tuvo un sabor amargo. El equipo de Hacienda buscaba conseguir hasta $ 90 millones en tres distintas series de Letras que se licitaron ayer (cada una por $ 30 millones). Si bien desde el gobierno porteño hicieron una lectura “positiva”, el resultado claramente no fue lo esperado: sólo lograron captar un tercio del monto licitado ($ 30 millones).

La Ciudad emitió letras en pesos a 90 días (por las que pagó una tasa del 14,5%) adjudicando $ 9,2 millones en total; letras a 181 días a tasa Badlar más un spread (que da en total un costo del 13,29%) acaparando $ 17,5 millones; y otra también ajustada por Badlar más una sobretasa de 180 puntos porcentuales por donde se hicieron de $ 4 millones. En nivel de tasas, vale aclarar, son levemente superiores a las que pagó el Banco Central en la última licitación de esta semana, si bien la autoridad monetaria es considerada “libre de riesgo”.

Pero lo que llamó la atención en el mercado fue que muchas ofertas terminaron siendo rechazadas por las altas tasas que querían cobrarle al gobierno porteño, más allá de que los montos ofrecidos estaban lejos del total licitado en cada una de las letras. Es más, algunas fuentes de la city recalcaron que el mismo Banco Ciudad habría sido un jugador importante en la subasta, ya que algunos privados que habían confirmado su presencia terminaron por no aparecer en las pantallas del Mercado Abierto Electrónico (por donde se realizó la operación). Nadie se juega a decir si hubo algún factor “político” para que algunos pesos pesados se corrieran del mercado.

Seguramente Mauricio Macri tendrá su revancha más adelante ya que el programa anual de letras es por hasta $ 800 millones. Si bien esta fue la primera incursión, aún se desconoce con qué periodicidad se realizarán las próximas operaciones. “Fue la primera experiencia para nosotros y también para los inversores. Por lo tanto seguiremos testeando cómo sigue el ánimo de los inversores para resolver cuándo volver a emitir. Podría haber sido mejor, pero de todas formas hoy tenemos $ 30 millones que antes no teníamos”, decía una fuente oficial.

Las letras de Macri habían obtenido por parte de Standard & Poor’s Ratings un alto rating. “Las calificaciones de la Ciudad de Buenos Aires reflejan un bajo nivel de deuda, un perfil de vencimiento de deuda adecuado y un elevado nivel de autonomía fiscal”, dijo S&P. Si bien el presupuesto de 2009 incluye un déficit de $ 611 millones, se espera que el balance operativo se mantenga por encima del de 2008 (alrededor de 14% de los ingresos operativos).

Se estima que con la emisión de $ 800 millones en letras, la deuda total de la ciudad alcanzaría los $ 2.360 millones, un 15% de sus ingresos operativos presupuestados para 2009. “Por lo tanto, no consideramos que esta nueva emisión de deuda deteriore el perfil financiero de la Ciudad y consideramos que el bajo nivel de deuda sigue respaldando la calificación de emisor”, concluye la agencia calificadora.

Comentá la nota