Macri cambió y este año habilitó la reelección de bancas legislativas

En 2007 había limitado la renovación de mandatos.
"Macri decidió no renovarnos los mandatos, porque sabiamente prefiere renovar las prácticas políticas. Mauricio y Horacio (Rodríguez Larreta) me confirmaron que esta regla será inflexible, sin excepciones ni amiguismos, a nivel local y nacional, de aquí a la eternidad". El ex legislador porteño de PRO Mario Morando, relator de aquella máxima hace sólo dos años, debe andar por estas horas buscando el significado de "inflexible", "(sin) excepciones" y "eternidad". Porque esa explicación que le cerró la puerta a un nuevo mandato en 2007, empezó a borrenearse ya en esa elección (Martín Borrelli, por caso, renovó), pero ahora entraría definitivamente en el manual de las buenas intenciones en desuso.

Tres fuentes del macrismo le confirmaron a Clarín que ya hay tres legisladores que son "número puesto" para reelegir el 28 de junio: el peronista Daniel Amoroso --ligado al gremio del juego y a la CGT disidente de Luis Barrionuevo--, la chaqueña Lidia Saya --esposa del recaudador de Macri, Carlos Walter-- y Fernando De Andreis --ex colaborador del secretario general porteño, Marcos Peña, a quien reemplazó en 2007 cuando éste se incorporó al Ejecutivo--. Algunos ven probable también la reelección de Marta Varela o Carlos Araujo, legisladores que respondían a Ricardo López Murhpy y se afincaron en el macrismo cuando hubo que elegir entre la soledad del bulldog y el flamante Gobierno PRO.

¿Y aquella promesa anti-reeleccionista? Una vez más, la realidad parece pegarle de frente a los enunciados renovadores de Macri. Dentro del bloque macrista se usa una chicana desmesurada para explicar razones: "No podemos tener más Di Stéfanos". Se refieren al veinteañero Patricio Di Stéfano, el legislador más joven del grupo. Lo crucifican como ejemplo de un problema real: la falta de experiencia legislativa de muchos diputados macristas complicó este año a un bloque que bordeaba la mayoría propia. Son recordados los manotazos "docentes" del vice Diego Santilli desde el frente para que sus legisladores al menos se queden sentados para votar.

Otros aportes para una Legislatura PRO más experimentada serán la reincorporación de Helio Rebot (un ex legislador macrista, ex kirchnerista, ex telermanista y macrista nuevamente, hoy funcionario cercano a la vicejefa Gabriela Michetti) y la casi segura llegada como vicepresidente del cuerpo del actual jefe de bloque de diputados de PRO en el Congreso Nacional, Federico Pinedo. Experiencia tiene: fue concejal de la Ciudad entre 1987 y 1991, cuando, en la Alianza de Centro, creía en el futuro de Adelina de Viola.

Para aceptar, Pinedo le pidió algo a Macri: que lo deje seguir interviniendo en los temas nacionales, ahora que la oposición tomará un rol relevante. Al revés que Michetti, que sería diputada nacional con la condición de seguir de cerca la gestión porteña. En el Congreso podrán guiarla Esteban Bullrich y Paula Bertol: hace cuatro años que estos macristas están allí y podrían renovar hasta 2011.

Comentá la nota