Macri busca emitir otro bono por $ 1.000 millones

Por: Patricia García

El Gobierno porteño girará esta semana a la Legislatura local un pedido para pagar nuevamente a proveedores con un bono y renovar letras que ya colocó este año. El proyecto de ley no llegó formalmente a la mesa de los diputados, pero ya fueron todos consultados por el macrismo no bien se cerraron las urnas.

Junto con otras iniciativas, que ya desataron la polémica en la Legislatura porteña, Mauricio Macri quiere que a la brevedad los diputados le permitan un nuevo endeudamiento, esta vez por $ 1.000 millones. La operatoria tiene dos modalidades para que el Gobierno porteño cuente con los fondos que requiere para iniciar y proseguir proyectos de obras públicas. Por un lado, el Ministerio de Hacienda que conduce Néstor Grindetti busca autorización para renovar la Letes que colocó por $ 300 millones y de esa manera evitarse los costosos estudios previos que demandaría, tras la cancelación de los papeles, una nueva emisión.

El resto, los $ 700 millones que completan la petición a los legisladores, se traducirán directamente en un bono de deuda. Para esa iniciativa, el Gobierno porteño encuentra excusas ya remanidas, como que el año pasado el Gobierno nacional le trabó la posibilidad de una nueva serie de los bonos Tango que había previsto para constituir un Fondo de Infraestructura Social (FOISO) cuyo destino sería la reparación de escuelas y hospitales. Ahora, la administración macrista da cuenta de que esas obras se realizaron igual, sin la emisión del bono que pensaba colocar a las AFJP antes de que fueran extinguidas por el kirchnerismo. Por eso argumentan la necesidad de reponer de alguna manera parte de lo invertido. Al mismo tiempo, el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires teme una caída abrupta de la recaudación impositiva por el efecto de la gripe A y aduce un «amesetamiento» del ingreso de dinero por impuestos en lo que va del año.

Hasta junio pasado, el distrito recaudó $ 6.000 millones, una cifra inferior a la esperada si se tiene en cuenta que el Presupuesto para el ejercicio fue estimado en $ 16.000 millones con un monto de gastos corrientes de poco más de $ 13.000 millones. Si bien se puede tener en cuenta que históricamente el segundo semestre tiene una mejor marca que el primero con respecto al cobro de impuestos, Grindetti ya dio la alerta sobre las dificultades que podría tener si la recaudación cayera más. Una baja en la actividad económica vería afectada la principal fuente de dinero de la Ciudad, que es la recaudación del Impuesto a los Ingresos Brutos, que representa cerca del 70% del Presupuesto. Se agregaría la discusión paritaria que obligará al Gobierno porteño a un aumento salarial a la administración pública, que el año pasado se calculó en un 12%, pero los gremios están ya exigiendo más.

La recaudación general, que incluye además de Ingresos Brutos, las tasas inmobiliarias, sellos y patentes, en junio fue de $ 1.011 millones y representó una suba del 24,4% con respecto a 2008, pero en mayo se recaudaron $ 981,6 millones, con una suba interanual del 14,5%, que para el Gobierno macrista apenas acompañaría los índices inflacionarios.

Todos esos argumentos ya están siendo debatidos en la Legislatura, aunque los diputados sólo piensan sesionar esta semana y luego entrar en receso de invierno hasta fin de mes.

El bono en cuestión sería similar al que le dio el Gobierno de la Ciudad a los proveedores cuando Macri asumió la jefatura porteña. En ese momento, es decir a principios del año pasado, se reveló una deuda flotante dejada por la gestión anterior, que condujo Jorge Telerman, de alrededor de $ 1.000 millones, no asentada en al Presupuesto 2008 y que reclamaron los contratistas de obras y prestadores de servicios en varios rubros. Es decir, Macri busca ahora también efectivizar un pago a proveedores con bonos de la Ciudad y preservar los fondos para el área de infraestructura y reponer lo que asegura le demandaron arreglos en escuelas y hospitales, cuya previsión estaba en la constitución del FOISO, que finalmente nunca se concretó.

Comentá la nota