Macri busca la autonomía financiera de la Ciudad para lanzar el bono Tango

Tras esperar sin éxito que la Casa Rosada convalidara la emisión de u$s 230 millones, ahora Macri busca acceder al mercado sin necesidad de la firma de los Kirchner
Es mentira lo que le dicen por ahí: para bailar un tango no hacen falta dos personas, sino toda una legislatura.

Llevó tiempo, pero el think tank económico del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires se aprendió las variantes del 2x4 y ya está a punto de salir a la pista. En rigor, el macrismo está interesado en lograr en la Legislatura local la exclusión de la Ciudad de Buenos Aires del Régimen Federal de Responsabilidad Fiscal. El objetivo: poder emitir finalmente el bono Tango sin la necesidad de contar con el visto bueno de la Casa Rosada.

"La idea del proyecto es que se fijen los mismos parámetros de control que hoy se definen a nivel nacional para poder tomar endeudamiento internacional", le dijo a El Cronista el ministro de Hacienda del Gobierno porteño, Néstor Grindetti. Según el funcionario, el control lo ejercería una comisión con mayoría legislativa. "Necesitamos que los porteños dependamos de nuestra propia ley y de nadie más, para poder seguir adelante con las políticas que surgen del consenso local como es el caso de las obras de gran envergadura", dijo el ministro.

La nueva emisión del bono –cuya oferta de colocación hoy trabajan los bancos con acceso a los mercados del exterior– rondaría los u$s 230 millones. En este sentido señalan que esperan lograr una tasa que se ubicaría en el 12% anual.

Si bien el proyecto ya se discute en la legislatura, en el Gobierno porteño estiman que podría estar convertido en ley en unos 15 días. "La Ciudad de Buenos Aires se había adherido en forma voluntaria al Régimen Federal y ahora pasará a un régimen de disciplina fiscal local con control legislativo y formará parte del grupo de provincias cuya jurisdicción en materia de financiamiento no pertenece al régimen federal", señaló una fuente. En estas condiciones hoy se encuentran las provincias de San Luis y La Pampa.

"La salida del régimen significará la autonomía en las decisiones que involucren financiamiento para la Ciudad y también la puesta a punto del proceso de desembocará en la salida al mercado del bono Tango", señalaron en el ministerio.

"No se trata de una decisión tomada a la ligera sino de un árido proceso de trabajo que decantó con dos decisiones erróneas que ha tomado el Gobierno nacional; por un lado, negarnos con la indiferencia la posibilidad de financiarnos; por otro, relajar las condiciones del régimen federal para que buena parte de las provincias logre salir al mercado", agregaron.

Historia del cansancio

El financiamiento que por ahora sigue buscando Macri, que había sido aprobado por la Legislatura porteña, nunca pudo realizarse porque para avanzar faltaba un visado que –de acuerdo con el artículo 25 de la Ley 25.917– debe otorgar el Ministerio de Economía de la Nación, garantizando que la Ciudad cumple con la Ley de Responsabilidad Fiscal.

Según el macrismo, la Rosada ha frenado sistemáticamente este tramo del financiamiento de u$s 230 millones "sin dar una respuesta" porque el trámite se inició el 14 de agosto de 2008 y cumple con los requisitos que pide la ley. Entre ellos, que el endeudamiento propuesto sea sustentable fiscalmente, es decir que el servicio de la Deuda a través del tiempo no supere el 15% de los ingresos fiscales de cada ejercicio corriente.

"El bono Tango tiene 10 años y la ciudad de Buenos Aires tiene una calificación de riesgo que es mejor que las de muchas empresas que se financian en el mercado de capitales", señalaron en el Gobierno.

En septiembre de 2008, la gente de Macri realizó una movida política con una presentación judicial en la que se planteó que el Gobierno nacional estaba trabando la posibilidad de financiamiento a la Ciudad. A través de la Procuración General, la comuna realizó un recurso de amparo para que la Nación deje de frenar la emisión de la ampliación de un bono de hasta u$s 500 millones del programa vigente de Bonos Tango, destinados a la construcción de escuelas, centros de salud y obras hidráulicas y viales. Si bien ese recurso por mora fue rechazado, un año después llegó a la Corte Suprema. Todavía no hay respuestas.

Comentá la nota