Macri avanza con los "premios" a funcionarios y la oposición lo ataca

Cobrarán entre uno y dos sueldos extra por año si hacen bien su trabajo.
La oposición porteña repitió ayer a coro los mismos argumentos dichos en junio de 2008, cuando el jefe de Gobierno porteño, Mauricio Macri, firmó un decreto para establecer premios en dinero para funcionarios que cumplieran sus tareas satisfactoriamente: "Macri insiste en gobernar la Ciudad como si fuese una empresa privada". Ocurre que ayer trascendió la resolución 47, publidada en el Boletín Oficial a fines de enero, que dispuso otorgar una bonificación para directores generales, adjuntos y cargos similares (unos 200 puestos). La llamada "Gratificación Anual Extraordinaria" va de uno a dos sueldos, según el resultado de la evaluación.

La polémica explotó justo en ausencia de Macri (viajará al exterior, donde mezclará unos días de vacaciones con una visita de Estado a Londres), y apenas días después de que el jefe de Gobierno ganara las primeras planas al acordar una alianza opositora con Felipe Solá y Francisco De Narváez en la provincia de Buenos Aires.

Horacio Rodríguez Larreta, jefe de Gabinete, fue el encargado de explicar la medida impulsada por el gobierno del PRO. En breve diálogo con Clarín, dijo: "Por la situación económica, se decidió excluir (de la bonificación) a ministros, secretarios y subsecretarios; es decir, a los cargos políticos se los excluyó de la medida". También justificó la iniciativa: "Va en línea con la filosofía de premios y castigo que este gobierno quiere imponer (en la administración pública)".

El decreto 664, firmado en junio pasado, establecía la gratificación extraordinaria también para los ministros y secretarios, cargos que, como señaló Rodríguez Larreta, quedaron ahora excluidos.

El decreto 664 también fijaba un tope de dos salarios y medio, mientras que la resolución estableció un premio máximo de dos sueldos. Las evaluaciones, dijeron en el Gobierno, corresponden a 2008, aunque no se precisó cuándo se efectivizará el pago. La escala evaluatoria tiene cinco puntos, que van del 1 (Insatisfactorio) al 5 (Sobresaliente). Los evaluados con 1 ó2 (Poco Satisfactorio) no recibirán la gratificación (que es no remunerativa y se paga sólo una vez al año). La calificación 3 (Satisfactorio) implica el pago de un salario y la 4 (Muy Satisfactorio), 1,5 salario. El director que obtenga un 5 (los salarios rondan los 8.900 pesos) será premiado con un bono que se acercará a los 18 mil pesos.

Diego Kravetz, jefe del bloque K de legisladores, criticó: "La Ciudad no es una empresa y los funcionarios deben hacer bien sus trabajos porque es ese el motivo por el cual los vecinos les pagan el sueldo". También comparó la medida con "los sobresueldos que pagaba Carlos Menem en los '90".

"Es mentira que se premia sólo a funcionarios con 'cargos técnicos': los directores son designados por el Ejecutivo, no corresponden a la carrera administrativa, donde los incentivos son los ascensos", opinó el ex jefe de Gobierno y actual legislador Aníbal Ibarra.

"Los macristas no tienen vocación política de servicio público, su interés es sólo monetario", criticó, a su vez, Facundo Di Filippo, legislador de la Coalición Cívica.

Rodríguez Larreta defendió la medida con otro argumento: "La contracara de la gratificación son las remociones que hubo de funcionarios", dijo, sin dar nombres.

La oposición pedirá al Ejecutivo que revise la medida. "En oficinas nacionales, como la AFIP, también hay pagos extras", replican desde el macrismo, dispuestos a aguantar las críticas al "bonus".

Comentá la nota