Macri dio por agotado al kirchnerismo y ya habla de "transición civilizada"

Dijo que será "importante cumplir" con eso. Duras críticas a Kirchner.
Pasaron dos años de la última campaña electoral y pasaron, sobre todo, acontecimientos políticos que cambiaron el humor social hacia el Gobierno. Mauricio Macri intuye que es el momento para salir a jugar fuerte y dice, con todas las letras: "El ciclo kirchnerista está terminado, lo importante es cumplir una transición civilizada". Palabras que ni siquiera se hubiera atrevido a deslizar en la campaña de 2007, cuando los índices de popularidad le sonreían al oficialismo y el entonces postulante a jefe de Gobierno tenía prohibido hablar del matrimonio presidencial.

Un Macri más virulento contra la Casa Rosada es la nueva versión del líder de PRO. Se da, y no por casualidad, en sintonía con el nacimiento oficial de la campaña rumbo al 28 de junio. "Mauricio, por fin, va a dejar de hablar sólo de baches y de temas de tránsito para mostrarse como una opción presidencial", dijo uno de los diputados que mejor lo conoce en una mesa de café, en Homero Manzi, poco antes de la presentación de la lista de diputados nacionales por la Capital Federal (ver "Se lanzaron los...").

Una presentación a la que Macri prefirió no ir, acaso para no quedar siempre enredado con temas locales. "Se quedó trabajando porque quiere diferenciar la campaña de la gestión", explicó Gabriela Michetti a Clarín.

En una rueda con periodistas, Macri había dicho por la mañana que "la transición civilizada" con destino a lo que él llama "el fin del kirchnerismo" no se puede producir con "agendas inventadas paralelas" que, aclaró, "no tienen nada que ver con la realidad".

Michetti, que liderará la nómina de diputados por la Capital, utilizó una frase menos contundente que la de su jefe para referirse a Cristina y Néstor Kirchner. "Lo que se está terminando es un estilo de Gobierno y un estilo de trabajo. La sociedad necesita un cambio, otra representación política", señaló.

Macri también recordó la reunión que tuvo con Kirchner a los pocos días de ser elegido como jefe de Gobierno y dijo que le "mintió". En aquella cita se habían visto para evaluar la posibilidad de que Buenos Aires fuera más "autónoma".

"Me dijo: 'Ingeniero, quiero decirle que soy respetuoso de las decisiones populares y siempre he apoyado a la gente elegida, así que voy a apoyar todos los programas de inversión de la Ciudad'. Y no cumplió ni una", narró Macri.

Como si le estuviera hablando al electorado, justo en un territorio en el que al kirchnerismo le cuesta hacer pie, Macri sentenció: "Ojalá en el Gobierno se den cuenta de que les faltaron el respeto a los vecinos no traspasando los recursos, no dándonos el transporte, no dejándonos financiar para hacer las obras que tenemos que hacer". Michetti fue más cauta: "Me encantaría poder debatir los temas con Kirchner en el Congreso".

Comentá la nota